Cuatrocientos empresarios alzan la voz por la Algeciras-Bobadilla

  • Advierten del riesgo de pérdida de competitividad de las exportaciones si el Corredor Mediterráneo no está finalizado en plazo

  • Reclaman a Fomento que cumpla lo prometido

Cuatrocientos empresarios alzan la voz por la Algeciras-Bobadilla Cuatrocientos empresarios alzan la voz por la Algeciras-Bobadilla

Cuatrocientos empresarios alzan la voz por la Algeciras-Bobadilla

Veinte millones de españoles en el arco mediterráneo, más de ocho millones de toneladas de productos agrícolas entre Alicante y Almería, varios de los principales puertos del país y algunos de los polos industriales más potentes y dinámicos. Esas son algunos de los argumentos que cuatrocientos empresarios (y representantes políticos y sociales) esgrimieron ayer para lanzar el mensaje de #QuieroCorredor con el que reivindican la ejecución de la parte española del Corredor Mediterráneo, desde Algeciras a la frontera francesa, uno de los grandes ejes transeuropeos de un transporte que cada vez se volcará más en el ferrocarril. Y dentro de él, como tramo clave, la Algeciras-Bobadilla, el inicio por el Sur de ese Corredor.

Representantes empresariales de todo el trayecto costero del Corredor se reunieron ayer en Los Barrios para reclamar lo que consideran una deuda histórica del Gobierno, un entramado ferroviario pendiente desde hace años a pesar de ser considerado clave dentro del mallado europeo. Reivindican pasar de "la España radial a la España circular", resumía el presidente de la Asociación Valenciana de Empresarios (AVE), Vicente Boluda, organizadora del acto junto a la Confederación de Empresarios de Cádiz (CEC). Un cambio que "no solo supondrá una mejora logística y de conectividad, sino que contribuirá a la unidad del país", proseguía, porque "conectar territorios vertebra el país".

Cansados de esperar, los empresarios levantinos pusieron en marcha una campaña el pasado año para reivindicar el Corredor, con actos en diferentes ciudades en los que reunieron a más de 3.500 personas bajo el deseo de impulsar la ejecución del ramal costero completo para 2025. Ayer, el Campo de Gibraltar se sumaba a ese lobby empresarial para amplificar su reivindicación particular dentro de ese trazado, la renovación de una línea Algeciras-Bobadilla que ha sobrepasado ya los 125 años de existencia y se ha convertido en un handicap para la expansión del primer puerto del país. Y debería dejar de serlo para 2020.

"Algeciras es la puerta de Europa", resumía el presidente de la Confederación de Empresarios de Andalucía, Javier González de Lara, la vía de acceso al Norte de África y el Mediterráneo. Una entrada a Europa que a través de su puerto mueve más de 100 millones de toneladas anuales de mercancías y que está viendo crecer el tráfico de camiones a través del Estrecho a un ritmo al que en una década se verá desbordada por ellos, duplicando las necesidades logísticas. Y con un polo industrial que crece cada año en facturación y en empleo. Aunque el Corredor, recordó el presidente de la CEA, es fundamental para toda Andalucía, como una forma de impulsar las exportaciones que el pasado año sobrepasaron los 31.000 millones de euros, con más de 5.000 empresas andaluzas que venden al exterior de forma regular y para las que es fundamental la conexión ferroviaria que las conecta con el resto del continente. "Estamos construyendo no solo España, sino la UE", resumía González de Lara.

En esa dimensión europea se insistió en la mesa redonda organizada con motivo del acto, moderada por el presidente de la Cámara de Comercio, Carlos Fenoy. Desde ella, el presidente de Baleària, Adolfo Utor, advertía que la circulación de las mercancías por carretera en el continente está siendo cada vez más complicada, no solo por motivos físicos, sino también medioambientales. Con la descarbonización como objetivo prioritario, la UE quiere reducir en un 60% las emisiones del transporte para 2050 (respecto a las de 1990), y ahí juega un papel clave el ferrocarril. Y "si no tenemos trenes competitivos vamos a vernos muy limitados en la exportación tanto de productos manufacturados como hortofrutícolas".

Tampoco se puede perder de vista en ese contexto europeo la conexión ferroviaria que se está impulsando entre Madrid y Sines, un puerto que es competidor claro del de Algeciras. En el contexto económico actual, "si no avanzas de forma rápida te quedas fuera". Si no se ejecuta el Corredor a tiempo, remarcaron ambos, se está castigando a la parte con más dinamismo empresarial y posibilidades de desarrollo del país.

Para lograr avanzar, señaló Marian Cascales, directiva del Grupo Inquivisa, los empresarios pueden aportar "su visión no cortoplacista, frente a la del político que mira el corto plazo". Porque al final, el avance o no del Corredor depende en gran medida de las decisiones políticas, recordó Vicente Boluda al cerrar el acto. "Las instituciones públicas deben facilitar un marco que permita la actividad económica", recordó, siendo en este caso el Corredor vital para la industria, las exportaciones y el pujante turismo. No podía faltar el tirón de orejas a los sucesivos gobiernos que dejaron pasar el tiempo sin que el Corredor avanzara, que llegó el presidente de la CEC, Javier Sánchez Rojas: "Durante décadas este problema no ha encontrado solución ni de un lado, ni del otro. Ni antes, ni después", con cantidades "irrisorias" en los presupuestos que finalmente no se ejecutan. "Estamos cansados de anuncios. De inconsistencias de quienes han gobernado a lo largo de los diez últimos años, de un color u otro. De exigencias de quienes han estado en la oposición, que no dejan de jugar a un cambio de roles sin sentido". El mensaje llegaba directamente a algunos de sus destinatarios: al acto asistieron representantes de la Junta de Andalucía; los alcaldes de San Roque, La Línea y Los Barrios; políticos socialistas y de Podemos.

Pero además, la sociedad civil debe implicarse "para opinar en los proyectos de su entorno", algo que ya está ocurriendo. Y para ello es vital el asociacionismo, remarcó Boluda. Este hace posible acceder "a un altavoz más potente, que el grito llegue más lejos", corroboraba Javier Sánchez Rojas.

Ese altavoz más potente, el lobby del Corredor, iniciaba ayer con el acto en el Campo de Gibraltar el segundo año de su campaña de promoción, dentro de la cual recorrerá nueve ciudades informando a los ciudadanos de la importancia de la infraestructura que se reivindica y recogiendo firmas para ella, para acabar con otro gran acto en Barcelona. El centro comercial Bahía Plaza de Los Barrios acogerá hoy y mañana el autobús #QuieroCorredor que después se desplazará por todo el país. Y aunque se reconoce que el nuevo equipo del Ministerio de Fomento se ha tomado "muy en serio" el Corredor Mediterráneo, también se advierte que se estará "vigilantes" para comprobar que las promesas se cumplen y los presupuestos las recogen. Porque "en este país, lo que no está en los presupuestos se queda en power point", finalizó Boluda.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios