Cultura ordena paralizar las obras en la casa protegida de Ribera del Río

  • La delegación provincial señala que existía una resolución expresa que prohibía la demolición de los arcos de piedra · El Ayuntamiento afirma que a finales de noviembre ya envió una inspección al lugar

La Delegación Provincial de Cultura de la Junta de Andalucía ordenó ayer la paralización de las obras que se vienen realizando en la finca situada en la calle Chanca esquina con Ribera del Río, donde hace dos semanas fueron demolidos los clásicos soportales de piedra propios de esta entrada a El Puerto, que se habían preservados durante años para incorporarlos al nuevo edificio que se construyera en dicho lugar.

La delegada provincial de Cultura, Dolores Caballero, firmó ayer el correspondiente decreto de paralización del nuevo edificio, debido a que la empresa constructora no ha respetado las directrices establecidas por la Comisión de Patrimonio, que prohibía de forma expresa la demolición de los arcos de piedra de la antigua casa marinera.

La orden se emite tras consultar la delegación el expediente del proyecto y comprobar la obligatoriedad de mantener los arcos originales para integrarlos en el edificio, en el que sin embargo se ha demolido toda la fachada principal.

La orden de paralización se enviará al Ayuntamiento, y deberá ser la concejalía de Urbanismo quien proceda a su ejecución. De forma paralela, la delegación provincial está elaborando un informe técnico y solicitará otro similar al Ayuntamiento, para comprobar si existen indicios de posible infracción de la Ley de Patrimonio. En los próximos días, técnicos de la Junta se personarán en las obras para realizar una inspección sobre el terreno.

Según ha podido saber este diario tras consultar al gabinete de prensa municipal, el Ayuntamiento ya tuvo conocimiento el pasado día 30 de noviembre de que los arcos de piedra habían sido demolidos, al detectar este hecho la Policía Local. Ese mismo día, la concejalía de Urbanismo envió una inspección técnica a las obras para elaborar un informe, con vistas a abrir un posible expediente. Las obras según el Ayuntamiento tienen licencia, aunque sujeta a las prescripciones propias de un edificio protegido, al que el nuevo Plan General concede un grado de 'Protección Ambiental' y que se encuentra en una ciudad declarada Conjunto Histórico Artístico Bien de Interés Cultural. Ahora, el Consistorio portuense deberá remitir el informe urbanístico a la delegación provincial de Cultura.

Cabe señalar que la acera de la casa derribada ha permanecido vallada durante años para conservar los arcos de piedra y la crujía principal, viéndose obligados los peatones durante ese tiempo a bajar a la calzada debido a que las vallas impedían el paso.

Este derribo viene a unirse a otras demoliciones de elementos patrimoniales que se han realizado en estos últimos meses. En el caso de este edificio, se trata de una casa patio que tenían la singularidad de mantener sus arcos originales, que confieren a esta entrada de El Puerto una idiosincracia especial, por el carácter marinero de los soportales. El catálogo del nuevo Plan General prohibe la "demolición total" del edificio, obligando además dicha normativa a conservar los arcos antiguos y a la "reconstrucción completa de la primera crujía a Ribera del Río".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios