Defensa acude una vez más al rescate de la provincia

  • El ministerio que dirige De Cospedal reserva 300 millones para pagar los últimos BAM y 'engorda' así unas previsiones de inversiones estatales muy parecidas a las del año pasado

Unos Presupuestos como los de antaño, como los que se presentaban hace 15 ó 20 años, cuando ni se había planteado aún la obra del segundo puente sobre la Bahía de Cádiz. El borrador de los Presupuestos Generales del Estado (PGE) presentado ayer por el Gobierno de España dejó, en lo referente a la provincia gaditana, un papel claramente protagonista para el Ministerio de Defensa que, varios lustros después, se erigió otra vez en la cartera ministerial más inversora en territorio gaditano, superando a un Ministerio de Fomento que, ahora sí, ha dado carpetazo al mastodóntico viaducto concebido como el tercer acceso a Cádiz.

Con las reservas propias de unas previsiones económicas que cuentan con miles de vericuetos y con partidas que están en parte provincializadas y en parte no, podría resumirse que este borrador de PGE mantiene para la provincia de Cádiz unas inversiones similares a las del año pasado, aunque con una diferencia notable. Y es que el Ministerio que dirige María Dolores de Cospedal prevé poner sobre la mesa la friolera de casi 305 millones de euros con los que pagará buena parte de los Buques de Acción Marítima (BAM) construidos por Navantia en su astillero de San Fernando.

Este programa de construcción de buques para la Armada Española se puso en marcha en los últimos años de los gobiernos de Zapatero y el Ejecutivo de Rajoy lo reprogramó luego para ejecutarlo entre los ejercicios de 2006 y 2030 con un montante global de 843,4 millones de euros. El último BAM, bautizado como Audaz, fue botado hace ahora un año y su entrega a Defensa está prevista para los próximos meses.

Estos 305 millones de los BAM engordan así unos PGE que, en el caso de que terminen siendo aprobados en las Cortes Generales, prevén unas inversiones en suelo gaditano de 546,4 millones de euros, cuando las del año pasado, siempre según la inversión provincializada recogida en los anexos al presupuesto, se elevaban hasta los 244 millones, es decir, lo mismo que ahora pero sin el aporte llamativo del Ministerio de Defensa.

Un buen bocado de ese monto previsto para este ejercicio, en concreto unos 75 millones, se reservan para el crecimiento de los puertos de Algeciras y Cádiz y del aeropuerto de Jerez (en Jerez se destina también una partida de 5.000 euros para la Cartuja y una cantidad sin desvelar para la nueva comisaría de la Policía Nacional). En lo referente al muelle de la capital gaditana destacan los 7,9 millones de euros destinados al pago de la obra de la nueva terminal de contenedores, una actuación que cuenta con un presupuesto global de casi 126 millones.

En cuanto al desarrollo ferroviario, la modernización de la línea ferroviaria Algeciras-Bobadilla prevé una inversión en suelo gaditano de 28,5 millones, aunque a esta cantidad hay que sumar otros 3,26 millones que tendrán como destino la misma obra pero en un tramo correspondiente a la provincia de Málaga.

En total, estos 31,7 millones suponen una cifra importante para el conjunto de la provincia y es sensiblemente superior a la partida de 20 millones que preveía el Presupuesto aprobado hace ahora un año, pero eso no evita que se siga considerando un montante claramente insuficiente para una actuación ferroviaria esencial para el puerto de Algeciras, que lleva muchos años de retraso, que está casi en fase embrionaria y que forma parte de un proyecto global, el del Corredor Mediterráneo, que está presupuestado en 923 millones de euros.

También en materia ferroviaria sigue sin arrancar la obra para llevar el tren al muelle puertorrealeño de La Cabezuela. El dinero reservado para esta actuación, poco más de 600.000 euros, resulta irrisoria y no cumple con las expectativas de las empresas asentadas en suelo portuario.

El tren a La Cabezuela se convierte así en uno de los puntos negros de los PGE, junto con otras obras imprescindibles en materia de carreteras como el nuevo nudo de Tres Caminos -entre Puerto Real y Chiclana- y la culminación de la autovía A-48 entre Vejer y Algeciras. Estas actuaciones, anunciadas últimamente a bombo y platillo por los dirigentes provinciales del PP, se quedan no obstante con unas partidas que rozan el ridículo, así como el cacareado nuevo enlace con el polígono industrial de Fadricas, en San Fernando, que se promete todos los años aunque sigue sin ver la luz.

En el lado positivo hay que citar las obras previstas en los nuevos accesos norte y sur al puerto de Algeciras y también que se ha terminado de pagar ya el segundo puente sobre la Bahía de Cádiz, cuyo coste total se ha quedado en 494 millones de euros.

Si estos PGE de 2018 terminan siendo aprobados, el Gobierno librará, por ejemplo, 28 millones para el desarrollo interno y externo de la Zona Franca de Cádiz, permitirá a la SEPI abonar 16 millones en mejoras tecnológicas en los astilleros de San Fernando y Puerto Real y dará curso a unos 700.000 euros para mejoras medioambientales en las costas de Cádiz, incluyendo nuevos accesos a algunas playas.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios