"Demasiado alta, demasiado gorda"

  • La presidenta de la Asociación Marroquí de Derechos Humanos denuncia que algunos empresarios españoles seleccionan mujeres según su aspecto para trabajar en la fresa

En Marruecos, como en otros países, no sólo atentan contra la dignidad humana los capos del tráfico de inmigrantes clandestinos, los patrones explotadores, los maridos maltratadores o los funcionarios corruptos nacionales. Empresarios agrarios españoles seleccionan mano de obra femenina en el sur del país en función de su aspecto, de su constitución física, para trabajar en la cosecha de la fresa en Andalucía, según denunció, en declaraciones a este periódico, Khadija Ryadi, presidenta de la Asociación Marroquí de Derechos Humanos (AMDH).

"La violación de derechos se produce más allá de la emigración clandestina. También hay episodios en el marco de la emigración oficial. Por ejemplo, la que ejercen algunos empresarios españoles que van a ofrecer contratos a mujeres para trabajar en la agricultura, en la fresa y en los invernaderos del Sur de España, por 35 euros diarios. No eligen a las mayores de cuarenta años y a muchas las rechazan después de decirles que son demasiado altas o que está demasiado gordas. A unas las humillan y a otras las explotan laboralmente. Y eso también es otra forma de esclavitud", argumentó.

Khadija Ryadi estuvo el viernes en Cádiz para recoger, en nombre de la AMDH, el premio que otorga anualmente la Asociación Pro Derechos Humanos de Andalucía. La Apdha reconoció el valor y la difícil labor de los activistas en el país vecino, "aun a riesgo de acabar con sus huesos en la cárcel". De hecho, los dos predecesores de Ryadi estuvieron en prisión a causa de sus reivindicaciones.

"Libertad para los presos políticos, una constitución democrática y una vida digna para todos" fue el lema de la AMDH para la celebración del 59 aniversario de la Declaración Universal de Derechos Humanos. Y fue también el guión de Ryadi en su relato de la situación que se vive hoy en un país donde "expresarse de manera crítica sobre el Estado, el Rey, la religión o el Sáhara puede ser motivo de agresión institucional, detención arbitraria, procesamiento sin todas las garantías, condena sin juicio previo y encarcelamiento en condiciones indignas". Eso es lo que cuenta que les sucedió a ocho participantes en la manifestación del Primero de Mayo en Alcázarquivir, cinco de ellos miembros de la AMDH. Los sucesos todavía trajeron una secuela violenta en Rabat, un mes y medio después, durante una concentración de apoyo a los detenidos. La Policía cargó contra los manifestantes, entre los que hubo más de treinta heridos. Ahora, los cinco activistas se enfrentan penas de cuatro años de prisión, inculpados de atentar contra "los valores sagrados del Reino". En Agadir, otras dos personas cumplen tres años de condena en circunstancias similares.

"En Marruecos estamos viviendo un retroceso, después de los últimos logros en libertades y derechos, con la excusa de la guerra contra el terrorismo que abandera el imperialismo de los Estados Unidos", dijo Ryadi. El punto de inflexión fueron los atentados de Casablanca de 2003 y su consecuencia, la promulgación de una ley antiterrorista que ha dado pie "a detenciones arbitrarias de inocentes ". Estas violaciones de derechos también tienen su reflejo entre los sindicalistas, "a quienes se arresta por el mero hecho de abrir una oficina de atención a los trabajadores" y a los periodistas, "con secuestros de periódicos, torturas policiales y desapariciones".

En cualquier caso, Ryadi reconoce que en los últimos años ha habido avances, como el compromiso de equidad y reconciliación respecto al "continuo atropello de la dignidad humana durante la denominada Edad del Plomo", la promulgación del Código de la Familia o la reforma del Código Penal. "Pero todo es letra muerta, porque ninguno de esos cambios se está aplicando. El Gobierno no tiene voluntad política", asegura la presidenta de la AMDH.

En Marruecos "persiste la pena de muerte, pese a que la Constitución reconoce el derecho a la vida", y está reconocido el derecho a la huelga, "aunque una ley posterior la declara ilegal". Por eso el colectivo que encabeza Ryadi aboga por "una Constitución democrática y un Estado de Derecho bajo el imperio de la ley y una sociedad digna" en la que se garanticen los derechos de todos. Incluido el bienestar económico, porque "la extensión de la pobreza y el paro es una de las violaciones más graves de la dignidad de las personas".

Laboral. Delegados sindicales de Comisiones Obreras en la provincia realizaron ayer una protesta frente a la Subdelegación del Gobierno en Cádiz para exigir al Gobierno central que los funcionarios también se puedan acoger a la jubilación anticipada y parcial como, según el sindicato, ya lo hacen el resto de trabajadores. CCOO explicó que, con la jubilación parcial, un funcionario a los 60 años "no se jubila totalmente, sino que sigue manteniendo parcialmente su trabajo y percibe una parte de la pensión y del salario".

campo de gibraltar. Verdemar-Ecologistas en Acción en el Campo de Gibraltar movilizará cada fin de semana a vecinos y asociaciones de la comarca para acudir a actos en señal de protesta por la presencia desde el mes de agosto en la Bahía de Algeciras del buque chatarrero New Flame, según indicó ayer el portavoz de la asociación ecologista Verdemar, Antonio Muñoz.

formación. La sección sindical de UGT en Navantia Puerto Real ha criticado a la dirección de la compañía porque, según expuso en un comunicado, "no permite que se realicen más cursos y cerrar las instalaciones". UGT denunció que este hecho se produjo a raíz de la clausura, el pasado viernes 30 de noviembre, del curso de soldadura para el que existen actualmente 160 solicitudes.

sin alegaciones. El delegado del Gobierno andaluz en Cádiz, José Antonio Gómez Periñán, dijo que la reclasificación de 500.000 metros cuadrados en Los Alcornocales es una actuación "legal y transparente, que no ha tenido alegaciones en el periodo de exposición". Afirmó que la actuación, en una zona marginal de casas de los años 60 que Prado del Rey "quiere darle coto", "fue aprobada por la junta rectora del parque en 2001y sin alegaciones". Además "habrá escrupuloso seguimiento".

Sucesos. Uno de los tres heridos en la explosión producida ayer en una cantera de San José del Valle continúa muy grave en la Unidad de Cuidados Intensivos (UCI) del Hospital Virgen del Rocío de Sevilla tras ser operado. Los otros dos heridos que fueron trasladados al Hospital de Jerez fueron dados de alta, ya que uno no presentaba heridas y el segundo una leve en la rodilla.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios