Desarticulada una organización que se dedicaba a importar Ron Barceló falso

  • La Guardia Civil inició en diciembre una operación que ha concluido con cinco imputados por varios delitos y la incautación de 18.300 botellas, buena parte de ellas en la provincia

Un agente de la Guardia Civil, con parte de la mercancía incautada en Chiclana. Un agente de la Guardia Civil, con parte de la mercancía incautada en Chiclana.

Un agente de la Guardia Civil, con parte de la mercancía incautada en Chiclana. / R.D

La Guardia Civil de Cádiz ha desarticulado una organización criminal dedicada a la importación de Ron Barceló falsificado desde las Islas Vírgenes Británicas a través de diferentes puertos de la Unión Europea. La operación, que arrancó el pasado mes de diciembre, ha concluido con la detención e imputación de cinco personas y con la intervención de 18.300 botellas de este ron, originario de la República Dominicana y de los más consumidos en España.La investigación se inició en Chiclana pero se ha extendido a otras localidades como Jerez, El Puerto de Santa María, Sevilla, Almería, Córdoba, Santa Cruz de Tenerife, Valencia o Madrid. Las sospechas en la Patrulla Fiscal de El Puerto surgieron cuando compañeros de Chiclana les informaron que diferentes empresas de la localidad habían detectado una disminución del 50% en las ventas de Ron Barceló para lo que suele ser habitual de cara a la campaña navideña. Automáticamente la Benemérita se olió que se estaban introduciendo grandes cantidades de esta bebida alcohólica falsificada en el mercado nacional.Ante esta posibilidad, desde la jefatura de la primera compañía de la Guardia Civil de Chiclana se ordenó realizar inspecciones en diferentes distribuidoras de bebidas de la Bahía de Cádiz. Fruto de esas primeras actuaciones se intervinieron 6.000 botellas falsas perfectamente camufladas, aunque, eso sí, todas las cajas con el mismo número de lote.Tras comprobar el volumen del material intervenido, y viendo que la estafa probablemente se extendería a otras provincias, se solicitó la colaboración de la Policía Judicial de la Comandancia de la Guardia Civil de Cádiz para que se hiciera cargo de las investigaciones pertinentes por este presunto delito contra la propiedad industrial.Este equipo fue ya quien tomó declaración al perito y representante de la marca en España, que tras analizar la mercancía incautada confirmó la falsedad del producto. Conforme fue avanzando la investigación se comprobó que las partidas de ron fraudulento procedían de un centro logístico de Sevilla, hasta donde se desplazaron agentes de Cádiz y donde intervinieron otras 6.000 botellas de Ron Barceló con las mismas características que las intervenidas en la provincia gaditana. Además de las botellas, los agentes se hicieron con abundante documentación.Tras estudiar la misma se comprobó que toda la mercancía procedía de otra sociedad con sede en Santa Cruz de Tenerife.El 22 de diciembre de 2016 se detectaron nuevas botellas de Ron Barceló falsas en minoristas de Chiclana, interviniéndose otras 500 y abundante documentación. Del estudio de la misma se estableció que la mercancía provenía de una sociedad afincada en Sevilla, aunque cuando agentes se desplazaron hasta el domicilio de dicha empresa comprobaron que la misma no existía y se toparon con un solar vacío. No obstante, consiguieron localizar al administrador de la misma, que manifestó que la firma no tiene sede física y que compra la mercancía a otra sociedad de Madrid y la entrega directamente al comprador.Una vez identificadas las empresas que habían comprado Ron Barceló se realizó inspecciones en ellas, localizándose e interviniéndose gran cantidad de botellas de ron falsificado.Tras estudiar toda la documentación en su poder, la Guardia Civil localizó a nueve empresas radicadas en Madrid y Valencia, que eran las responsables de la entrada de la mercancía en España.Los agentes consideran que no hay duda de que los importadores conocían perfectamente el origen ilícito de las botellas, puesto que resultaría absurdo que Varma, la distribuidora oficial de la marca en España, introdujera su propio ron a través de terceros países. Además, la Guardia Civil detectó que el precio de venta era muy inferior al de mercado, una media de 6 euros por botella, de hecho, la mayoría de las botellas había pasado por tres o cuatro intermediarios, lo que ofrece una idea de la diferencia de precio existente.Tras la toma de declaración en calidad de investigados a los administradores de dichas empresas se supo que el ron falsificado se introducía en España desde Portugal y Holanda, a través de depósitos fiscales nacionales, derivando la mercancía directamente al comprador final, por lo que el producto entraba en el mercado casi de inmediato.Asimismo se supo que el ron no era originario de la República Dominicana sino de las Islas Vírgenes Británicas, conocido paraíso fiscal, y que habían sido introducidas en la UE a través de una sociedad pantalla radicada en Hong Kong. Para ello, la organización incluso había falsificado el denominado EUR-1, justificativo del origen preferencial otorgado por la Comunidad Europea a aquellos países con los cuales mantiene acuerdos preferenciales y que le concede ventajas arancelarias.Además de las 18.300 botellas incautadas en diferentes puntos de la geografía española, se han realizado 35 inspecciones a distribuidoras de numerosas provincias, entre ellas Jaén, Córdoba, Sevilla, Málaga, Cáceres, Granada, Ciudad Real, Badajoz, Huelva, Valencia, Tenerife, Almería o Madrid. Como resultado de la operación cinco miembros de la organización criminal internacional han resultado imputados por delitos contra la propiedad industrial y falsedad documental.La trama estaba causando un gran perjuicio tanto a la propia firma, Ron Barceló, que se ha ganado su prestigio a lo largo de muchos años, como a la sociedad que se encarga de su distribución en España, Varma, que ha colaborado en todo con los agentes.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios