Disminuye el número de ilegales llegados a la provincia de Cádiz en 2007

  • Durante el pasado año fueron interceptados en las costas del estrecho un total de 7.456 inmigrantes

La inmigración ilegal es uno de los principales problemas que afectan a nuestra sociedad hoy día y las costas de Cádiz son un punto caliente en este mal endémico que provoca la pérdida de tantas vidas a lo largo del año.

Según los datos ofrecidos por el Ministerio del Interior, el número de pateras llegadas a nuestras costas ha disminuido a la mitad con respecto al pasado año en el que se registraron un total de 7. 456 inmigrantes, pero la provincia de Cádiz sigue siendo por su situación, un lugar de paso para los inmigrantes, que tras llegar se desplazan hacia los lugares donde hay más oferta de empleo.

Esta situación geográfica ha convertido a nuestra provincia en la puerta de España, registrando prácticamente un 90 por ciento del número total de embarcaciones llegadas a nuestro país, y ha sido testigo un año más de la desesperanza vivida en aguas del Estrecho y la muerte de decenas de personas anónimas que no llegaron a su ansiado destino.

Durante el primer semestre de 2007, un total de 6.306 personas llegaron a costas españolas, lo que supone una reducción del 55 por ciento con respecto al mismo periodo del año anterior. En lo que se refiere a las costas gaditanas, se ha mostrado un descenso en la llegada de ilegales, suponiendo un 40 por ciento menos que el pasado año.

Cada mes, las playas de la provincia han recibido la llegada de una media de cuatro embarcaciones, número que se vio incrementado durante el mes de noviembre cuando se interceptaron un total doce pateras ilegales.

Desde la Asociación Pro Derechos Humanos de Cádiz se tiene otra sensación con respecto a nuestra provincia, ya que destacan un incremento en el número de pateras llegadas a nuestras costas. “Tengo la impresión que la llegada de pateras durante este año es superior al 2006. Sólo en noviembre se multiplicó por tres el número de pateras llegadas a Cádiz”, explica Rafael Lara, coordinador andaluz de la Asociación Pro Derechos Humanos de Cádiz.

Para hacer frente a la llegada de irregulares procedentes de Marruecos, el gobierno ha impulsado un paquete de medidas que incluye la ayuda a dicho país para reforzar el control en sus fronteras terrestres y sus aguas territoriales con el fin de evitar la salida de inmigrantes hacia nuestras costas.

A pesar de que el aumento en la llegada de ilegales no sea la tónica general del año, las medidas tomadas por el Gobierno no parecen ser suficientes para frenar la llegada de inmigrantes a nuestra provincia ya que según las palabras del coordinador “lo cierto es que en las costas de Marruecos se aprecia un incremento de actividad en torno a las pateras que había bajado mucho desde 2002, cuando entró en funcionamiento el SIVE (Sistema Integrado de Vigilancia Exterior)”.

Con respecto a las devoluciones, personas que intentaron entrar en nuestro país por puestos no habilitados como fronteras, durante el primer semestre se ha alcanzado un total de 6.876 personas. La cifra supone un aumento del 3,35 por ciento, o lo que es igual 223 personas más que el pasado año.

Pese a las medidas llevadas a cabo por los distintos Gobiernos para acabar con el drama de la inmigración ilegal, lo cierto es que cada año son cientos de personas las que se juegan la vida en el Estrecho con el único fin de alcanzar un futuro próspero inimaginable en sus países de origen.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios