Doce detenidos en una nueva operación antidroga en Barbate

  • En el registro de la casa del líder de la organización se hallaron trofeos de cazas y armas detonadoras

La Guardia Civil y la Policía Nacional han dado por desarticulada una organización de narcotraficantes que se dedicaba a introducir hachís por las costas del municipio de Barbate, según indicó ayer una nota difundida por la Dirección de la Guardia Civil. En la operación antidroga fueron detenidas doce personas y e intervenidos 1.900 kilo de hachís.

El responsable de la organización, conocido como Canela, mantenía un alto nivel de vida a pesar de no trabajar y es un gran aficionado a la caza, por lo que participaba en monterías selectas en las que obtenía trofeos de caza que exhibía en su particular refugio, en Barbate, según destaca el comunicado que informa acerca de los pormenores de la operación desarrollada por ambos cuerpos de seguridad.

La nota añade que el Canela habría ido escalando peldaños en la estructura de las organizaciones de narcotraficantes que operan actualmente en el Estrecho. También que empezó su trayectoria como conductor o transportista del hachís y que fue ascendiendo en ese mundillo hasta que llegó a liderar su propia organización, la que ha sido desmantelada ahora.

A este grupo ha sido atribuido un cargamento de 1.650 kilos de hachís que fue interceptado por la Guardia Civil en la desembocadura del río Cachón, en la localidad barbateña de Zahara de los Atunes.

Los investigadores detectaron que los responsables de ese alijo tenían fuertes contactos en Ceuta, en Algeciras y en Marruecos, y que mantenían su base en la comarca de La Janda, donde habían establecido una red formada por numerosos contactos y que contaba con diferentes puntos de alijo en la costa de la comarca jandeña.

Entre el final de enero de este año y principios del mes de febrero se produjeron varios encuentros entre miembros de la red y compradores de la droga, ciudadanos holandeses de origen marroquí, según pudieron apreciar los investigadores.

Ante la sospecha de que se iba a producir un nuevo alijo, la Guardia Civil organizó un dispositivo de vigilancia y el pasado 11 de febrero, agentes del Servicio Marítimo de Cádiz abordaron una embarcación a una milla y media de la playa de El Palmar, frente a la zona de la Chanca.

En la embarcación, de diez metros y con tres tripulantes marroquíes a bordo, que fueron detenidos, los guardias civiles hallaron 1.900 kilogramos de hachís.

En la operación fueron detenidos nueve miembros de la organización e intervenido dinero, vehículos, diversa documentación y material tecnológico para su estudio.

En el registro efectuado en la casa que el considerado líder de la organización poseía en Barbate fueron encontradas dos armas detonadoras y un inhibidor de frecuencia, además de un quad de gran cilindrada que había sido robado. Una bodega de la vivienda tenía las paredes cubiertas con trofeos de caza, algunos de ellos de procedencia ilícita, por lo que los investigadores han entregado las evidencias correspondientes a la Fiscalía de Medio Ambiente para tomar las medidas oportunas. En la operación también fueron registradas viviendas ubicadas en Vejer, Barbate, Guadiaro, Ceuta, Segurilla (Toledo) y Estepona (Málaga) y fue dictada una orden internacional de detención sobre los tres ciudadanos holandeses que se habían desplazado a España para ultimar la operación de compra de droga a la red que la Guardia Civil da por desmantelada.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios