La salida de la UE

La Eurocámara deja a Gibraltar fuera de su postura ante el 'Brexit'

  • El pleno rechaza las tres enmiendas que pedían incluir al Peñón. La resolución, aprobada por 516 votos a favor, 133 en contra y 50 abstenciones, sigue la línea marcada por España

Comentarios 16

El pleno del Parlamento Europeo (PE) dejó ayer fuera de su posicionamiento sobre las negociaciones del Brexit a Gibraltar, en la línea que defiende el Gobierno de España y que apoyan los grandes grupos de la Eurocámara. No salieron adelante ninguna de las tres enmiendas que pedían nombrar al Peñón, interpuestas por tres eurodiputados británicos, una laborista, un conservador y un euroescéptico. Una de las dos propuestas caídas contaba con la firma de los catalanes Ramón Tremosa (PdeCAT) y Josep-Maria Terricabras y Jordi Solé (ERC). Las líneas rojas de la Eurocámara fueron respaldadas por una amplia mayoría de eurodiputados, tras recabar 516 a favor, 133 en contra y 50 abstenciones el texto pactado por Partido Popular Europeo (PPE), Socialistas y Demócratas (S&D), Liberales (ALDE) y Verdes, que contaba ya con el visto bueno de la comisión europarlamentaria de Asuntos Constitucionales. Los eurodiputados de Izquierda Unida votaron en contra de la resolución porque entienden que valida el actual modelo de Unión Europea, basado en austeridad y una Europa "fortaleza" para los inmigrantes. Los representantes de Podemos se abstuvieron.

El texto de los eurodiputados exige negociar antes el divorcio que un acuerdo comercial y deja claro que será imposible una relación económica "a la carta", basada en acuerdos sectoriales. Yque el estatus del futuro pueda ser siquiera similar al actual. no se firmará ningún texto que implique permitir a Londres un acceso al mercado único si no van de la mano de la libertad de movimiento de bienes, capitales, servicios y personas.Aunque no aparece en la resolución, Gibraltar centró parte del debate en la Eurocámara dedicado al posicionamiento sobre el Brexit, la salida del Reino Unido del la Unión Europea (UE). El líder del Partido para la Independencia del Reino Unido (UKIP), Nigel Farage, advirtió que "Gibraltar va a romper el acuerdo" entre la UE y su país, por el veto que España utilizará si se incluye el Peñón en el acuerdo en vez de tratarse de forma bilateral entre Londres y Madrid.

Farage afirmó que es "una hipocresía" que los Veintisiete digan que irán a una en las negociaciones y no se admitirán acuerdos bilaterales de los Estados miembros con Londres "pero se incluya una cláusula que dice que España tiene derecho de veto si no están de acuerdo con la solución para Gibraltar".

Otros eurodiputados británicos recogieron la posición del Gobierno de Theresa May en cuanto a que "la soberanía de Gibraltar no se negocia" y criticaron que el presidente del Consejo europeo, Donald Tusk, haya atendido a las demandas de España en su borrador de negociación. "La soberanía de Gibraltar no es parte de esta negociación", afirmó el conservador británico Ashley Fox, quien pidió que se vea el Brexit "como un principio, no el final, de una nueva relación". "Todos necesitamos un buen acuerdo, mejor que una buena pelea", añadió, apelando al diálogo en una negociación que será compleja. Otro británico, el líder del euroescéptico UKIP, Paul Nuttal, tachó de "ofensiva" la idea de que España pueda vetar cualquier entendimiento sobre un estatus futuro privilegiado para el Peñón, del que dijo que sus ciudadanos son "orgullosos británicos" que votaron en referéndum en contra de ser españoles. Por ello Nuttal reclamó que Gibraltar pase a ser "parte plenamente integrada" de Reino Unido, para poner fin a las aspiraciones españolas sobre su soberanía.En una postura contraria, el líder del Partido Popular Europeo, Manfred Weber, afirmó que "los españoles no estarán solos con respecto a Gibraltar frente a Londres. Los intereses de los españoles son los de todos los europeos". En términos parecidos se expresó el líder de los Socialistas y Demócratas (S&D), Gianni Pittella, quien como los populares censuró el lenguaje beligerante empleado desde Londres para responder a esta posición.

Por su parte, el portavoz del Partido Socialista Obrero Español (PSOE) en la Eurocámara, Ramón Jáuregui, señaló que debe buscarse "un acuerdo que sea fruto de una voluntad de convivencia con Gibraltar. No es guerra de soberanías. Pero no se puede admitir que haya una colonia en Europa en el siglo XXI". También lamentó las intervenciones "gratuitamente agresivas" y reclamó a la UE firmeza en las negociaciones para que quede claro que no sale "gratis" abandonar el club.

El líder del Partido Popular (PP) en el PE, Esteban González Pons, en referencia a las arengas del conservador británico Michael Howard afirmó que los políticos del Reino Unido "se equivocan cuando no ven que el nacionalismo extremo conduce al racismo y han pasado solo siete días desde el Brexit y no paramos de escuchar desprecios a España, y a los más nacionalistas con la palabra guerra en la boca".

En la resolución de la Eurocámara aprobada por 516 votos a favor, 133 en contra y 50 abstenciones, se establece que el acuerdo del Brexit deberá, entre otras prioridades, aclarar el estatuto legal de los británicos que viven en la UE y viceversa, así como provisiones sobre sus derechos fundamentales tras la salida de Reino Unido.

En ese sentido, el negociador de la UE para el Brexit, Michel Barnier, ensalzó la necesidad de que en los próximos dos años de negociaciones haya "reciprocidad" y "no discriminación" en el respeto a los derechos de los comunitarios que viven y trabajan en la UE y viceversa, reivindicaciones que recoge el texto.

Igualmente, los eurodiputados reclamaron aclarar las nuevas fronteras exteriores de la UE y un trato especial para Irlanda del Norte, de forma que no se torpedee el proceso de paz con más inestabilidad. Asimismo, se reclama que el Reino Unido pague los costes del "divorcio", una factura sobre la que mostraron sus disconformidades en el debate previo al voto Barnier y Farage, entre otros.

Farage advirtió a la Eurocámara que la primera ministra británica, Theresa May, "no piensa cumplir" las exigencias de Bruselas, incluidos "los 52.000 millones de libras de factura que dicen que tenemos que pagar, una cifra que se han sacado de la manga, que parece un rescate" para la UE. "No somos nosotros los que nos vamos de la UE. Son ustedes los que se van", le contestó el presidente de la Comisión Europea, Jean Claude Juncker, al político euroescéptico, que lució para la ocasión calcetines con la bandera británica.

La resolución del PE establece que "el acuerdo financiero con el Reino Unido debe incluir las obligaciones legales que emanen de los compromisos presupuestarios que el país tiene pendientes, así como hacer provisiones para las partidas que no figuran en el balance, las obligaciones condicionales y otros costes financieros que puedan surgir como consecuencia de la salida".

La Eurocámara tendrá derecho de veto del acuerdo final alcanzado entre Londres y los Veintisiete.El Gobierno de Gibraltar informó ayer de una conversación entre su ministro principal, Fabián Picardo, y el ministro británico para el Brexit, David Davis, en la que éste le aseguró que el Reino Unido no hará nuevos acuerdos con la Unión Europea que resulten de relevancia para Gibraltar si el Gobierno de España intenta excluir a Gibraltar de la aplicación de dichos acuerdos.

Unidos Podemos pide que se luche contra el "paraíso fiscal del Peñón"

Los eurodiputados de la coalición de Unidos Podemos -IU, Podemos, ICV y Equo- dijeron ayer que sus prioridades respecto a Gibraltar y el Brexit son el futuro de los trabajadores del Campo de Gibraltar y el estatus de paraíso fiscal del Peñón. "Sobre Gibraltar, nuestra posición siempre será la de la defensa de los derechos de los trabajadores y el futuro del Campo de Gibraltar, así como la lucha contra el insoportable estatus de paraíso fiscal del Peñón", señala un texto firmado por todos los eurodiputados. Unidos Podemos en la Eurocámara explicó en rueda de prensa que creará un grupo de seguimiento sobre el futuro de las condiciones de los 300.000 españoles que trabajan en Reino Unido, cuyos derechos se comprometieron a defender. "Vamos a defender los derechos de los trabajadores para que no paguen el coste del 'brexit' ni de la xenofobia, en especial los inmigrantes transfronterizos españoles", dijo el líder de Podemos en la Eurocámara, Miguel Urbán. Los eurodiputados explicaron que en su mayoría se abstuvieron de las enmiendas a la resolución sobre el Brexit que se votó en la Eurocámara que se refieren a Gibraltar, pues no se aprovechó para denunciar en ellas que es un paraíso fiscal. Por otro lado, Marina Albiol (IU) señaló que si la UE está en crisis "es por culpa de las políticas neoliberales de los últimos tiempos, que llaman a la reflexión". "El Brexit es la consecuencia de la emergencia de fuerzas reaccionarias en el Reino Unido y de una crisis profunda del proyecto europeo que necesita repensarse desde la raíz", dice la declaración conjunta de Unidos Podemos. 

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios