Las ganas de Feria pueden con el azote del calor y el fuerte levante

  • La segunda jornada oficial de la fiesta portuense cuenta ya con una considerable afluencia de público, que se iba incrementando conforme iban pasando las horas y la gente comenzaba su fin de semana

"Por lo menos, no llueve", comentaba mucha gente, vasito de rebujito, fino, refresco o cerveza en mano, a cuenta del calor y el fuerte viento de levante que ha protagonizado esta segunda jornada de la Feria de Primavera y Fiesta del Vino Fino de este año. El incómodo viento autóctono de la tierra, que levanta el albero y tira los platos y los vasos, no fue motivo para que los asistentes al recinto de Las Banderas pasaran un amargo día de fiesta. Todo lo contrario, y a la vista está, las ganas de Feria pueden con cualquier obstáculo o traba que traten de impedir el disfrute de la mayoría. Al menos, el aire hizo que la sensación de calor disminuyese en relación a la temperatura, ciertamente fatigosa, de la jornada del jueves.

El fin de semana comienza en la Feria de El Puerto y poco a poco van llegando los feriantes que en los días anteriores tuvieron que trabajar, impidiéndoles conocer el recinto en su estado original, cuando todo está limpio, ordenando y tranquilo. Es la hora del ajetreo, de los reencuentros, de las bebidas y las comidas a deshora.

En realidad, desde ayer, el reloj ha dejado de tener sentido. No hay horarios, ni toque de queda (bueno, el que marca la normativa vigente aunque sea un incordio). No hay reloj a no ser que se intente quedar con el grupo de amigos con los que se ha quedado, o con quien ha prometido como deuda esa jarra de refresco. Pero lo importante es estar ahí. A algunos, incluso, les da igual llegar tarde, o llegar y no encontrar a nadie. O llegar, y ponerse a buscar a quienes esperan en otro lugar.

Además, desde anoche, la Feria en su versión nocturna, vuelve a recobrar el espíritu semanal como lugar de botellón y espacio para la juventud más incansable. Las casetas menos tradicionales, pero no por ello con menor empuje, entre sevillana y sevillana cuelan algún tema de las listas de éxito más modernas y atraen a los más jóvenes, sin que, por su puesto, se pueda establecer una edad concreta para ellos: desde los catorce y quince años hasta los treinta y muchos.

Por otra parte, desde el punto de vista político, los partidos locales comenzaban también ayer con su ronda de almuerzos especiales con los trabajadores de los medios de comunicación, y que se extenderá hasta el próximo domingo. Así, iniciaban los convites los integrantes de Izquierda Unida, contando con la presencia de sus concejales en el Ayuntamiento y algunos cargos representativos de la provincia como el parlamentario andaluz, Ignacio García o el alcalde de Puerto Real, José Antonio Barroso. Poco después, se celebraba el ágape tradicional del Ayuntamiento con los miembros de la prensa en la caseta municipal. Pasaron por ahí los miembros del equipo de Gobierno y otros concejales de la Corporación, contando además con la presencia de los cargos de IU antes mencionados (con la incorporación a posteriori de su coordinador regional, Diego Valderas). El representante del PA, Antonio Jesús Ruiz, llegó un pelín tarde, pero al menos, se dejó ver. Al final, los de IP fueron los únicos que faltaron.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios