"Las Fuerzas Armadas son hoy parte de la solución, no del problema"

  • El almirante de la Flota, Rodríguez Garat, inaugura el curso en la Academia de San Romualdo

El almirante de la Flota, Juan Rodríguez Garat, durante su discurso. El almirante de la Flota, Juan Rodríguez Garat, durante su discurso.

El almirante de la Flota, Juan Rodríguez Garat, durante su discurso. / d.c.

El Brexit, la nueva política estadounidense que ha supuesto la llegada de Trump, las incertidumbres europeas y españolas, la amenaza del terrorismo yihadista que se ha materializado en el país con los atentados del pasado mes de agosto... Mucho ha cambiado en el mundo en solo un año. Tanto como para pensar que se adentra en una nueva etapa histórica. Anoche lo recordaba en San Fernando el almirante de la Flota, Juan Rodríguez Garat, que se encargó de abrir el nuevo curso de la Academia de San Romualdo con una conferencia que ofreció en las instalaciones municipales del Centro de Congresos.

El almirante de la Flota -al que presentó el comandante general de Infantería de Marina, Jesús Manuel Vicente Fernández- ofreció a grandes trazos una aguda reflexión acerca de ese panorama actual, de las presiones y tensiones que ejercen en esta nueva coyuntura los conflictos internacionales y políticos en liza y de lo que la sociedad -también los españoles- piensan de ellos. Fue la base que le sirvió para analizar a continuación el papel que hoy les toca a las Fuerzas Armadas en todo este panorama, "que hoy se dedican a hacer guerra contra la guerra -las operaciones de paz- y son parte de la solución y no del problema".

Rodríguez Garat analizó el nuevo panorama mundial y el papel de los militares

Los españoles ante el rearmefue el título de la conferencia que ofreció el almirante de la Flota, que desde los inicios de su intervención se mostró convencido de que el mundo se adentraba en un nuevo periodo marcado, precisamente, por el rearme. Rodríguez Garat construyó así un discurso elocuente a base de potentes símiles -el de la olla a presión, por ejemplo- de los que se valió para ilustrar las reflexiones que trasladó al auditorio. Su relato se articuló además en "siete pecados capitales" que le sirvieron para ordenar y dar forma a los temas que abordó: lo que piensan los españoles, la guerra, la violencia y su condena, el uso de la fuerza, las consecuencias derivadas de una intervención militar e, incluso, las operaciones en las que han participado -o participan en la actualidad- las Fuerzas Armadas españolas y la visión que de ese papel tiene el grueso de la sociedad.

Frente a la visión cotidiana, quizás demasiado occidental y propia de los ciudadanos que habitan en democracias estables, el almirante recordó que, lejos de ser algo superado por la humanidad, la guerra "sigue bien presente en el mundo". "No está obsoleta, aunque sí ha cambiado de cara como ha pasado en varias ocasiones a lo largo de la historia, se ha humanizado", advirtió. Y los efectos de estos conflictos siguen notándose. Aunque sí ha cambiado una cosa, reconoció: que las Fuerzas Armadas ahora no son parte del problema, sino de la solución. Su misión es la de "bajar la temperatura" de esa olla a presión, "exportar estabilidad" y "suprimir esos conflictos".

En este sentido, el almirante Rodríguez Garat al referir este panorama concluyó apelando con optimismo a la "responsabilidad compartida de todos". Y eso -dijo- se hace "con nuestra opinión, con una opinión formada, madura, con conocimiento de causa". Una opinión ciudadana que para materializarse debe calar en los representantes políticos, una conciencia de defensa que el almirante de la Flota prefirió llamar "el rearme moral de los españoles".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios