El nuevo Hospital de la Janda podrá hacer 3.500 operaciones al año

La empresa extremeña Joca Ingeniería y Construcciones será la encargada de construir a lo largo de los próximos 24 meses el nuevo Centro Hospitalario de Alta Resolución y Especialidades (CHARE) de la Janda, que dista mucho del Centro Hospitalario de Alta Resolución (CHAR) proyectado por la Consejería de Salud a principios de este nuevo siglo. También lejos quedaron los resultados positivos de las primeras catas del estudio geotécnico que realizó en noviembre de 2004 la empresa Vorsevi que dieron pie a la redacción del proyecto. Precisamente, a finales de 2003, el delegado provincial de Salud, Hipólito García, solicitó al Ayuntamiento de Vejer la cesión de una extensión de terreno cercana a los dos mil metros cuadrados en las proximidades de la nacional 340 a la altura de la Barca de Vejer. En aquel proyecto se esperaba contar con seis especialistas médicos, 30 habitaciones individuales, un quirófano y un helipuerto para el traslado de emergencias a otros hospitales.

Han sido necesarios más de siete años para que sea en una parcela de 30.000 metros cuadrados del bien comunal de Vejer conocido como las Hazas de Suerte, cercana al conocido como cruce de Los Olivos, donde se empiece a hacer realidad un proyecto históricamente demandado y que cubrirá el 80 por ciento de las necesidades médicas de los términos de Benalup, Conil, Barbate y Vejer, algo más de 65.000 habitantes, cifra que en verano puede llegar casi a multiplicarse por dos. Con su puesta en marcha, ya no será preciso que los vecinos de La Janda se desplacen hasta el Hospital Universitario de Puerto Real, que verá reducido notablemente su lista de pacientes.

El proyecto, presupuestado en 16,4 millones de euros y presentado ayer por el director general del Servicio Andaluz de Salud, Joaquín Carmona, ante la presencia de la consejera de Salud, María Jesús Montero, contempla un edificio diferenciado en cuatro cuerpos y repartidos en tres plantas. En ese espacio de 11.500 metros cuadrados se repartirán un área de hospitalización polivalente, un área quirúrgica, consultas externas y pruebas diagnósticas, y un área de rehabilitación. A ello se unirán 24 habitaciones de uso individual, que podrían llegar a tener hasta 48 camas.

El nuevo hospital dispondrá de una amplia zona de consultas compuesta por 21 módulos de atención especializada, incluidas cinco para salud mental, a las que se unirán otras seis salas de exploraciones funcionales. Además, se contará con un área de diagnóstico por imagen donde se ubicarán una sala de radiología convencional, un telemando para estudios digestivos, un ecógrafo, un mamógrafo y un TAC (Tomografía Axial Computerizada).

El área de urgencias estará dotada de dos puestos de reanimación cardiopulmonar, una sala de clasificación, cinco módulos de consulta, uno de ellos específico para pediatría, así como puestos de observación y dependencias para curas y tratamientos.

En cuanto al bloque quirúrgico, estará compuesto por dos quirófanos en los que se podrán realizar intervenciones de cirugía mayor ambulatoria y una sala de reanimación con dos puestos. Además, tendrá un helipuerto para el desplazamiento de enfermos a otros centros o para recepcionar heridos en accidentes de tráfico.

La consejera destacó la funcionalidad del CHARE que "permitirá acercar a los vecinos de la Janda un hospital que se queda a menos de 30 minutos de sus lugares de residencia y donde se prevén realizar más de 60.000 consultas de atención especializada al año, unas 3.500 intervenciones quirúrgicas y 33.000 urgencias".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios