Imputado un guardia civil en la red que surtía de cocaína a la Sierra

  • Se le acusa de un delito de omisión del deber de perseguir determinados delitos· En la operación, llevada a cabo en Ubrique y Prado del Rey, se contabilizan ya 32 detenidos y cuatro imputados más

La Guardia Civil daba ayer de forma oficial por desarticulada la trama que venía abasteciendo de cocaína a la Sierra gaditana y que ha terminado salpicando a un integrante del benemérito cuerpo. El agente, contra el que de momento no se ha adoptado ninguna medida disciplinaria, ha sido imputado por la presunta comisión de un delito de omisión del deber de perseguir determinados delitos en la llamada Operación Pradera, que la Guardia Civil comenzó a desarrollar en agosto.

Aunque aún sigue abierta la operación, llevada a cabo en las localidades de Prado del Rey y Ubrique, la Guardia Civil considera que el grueso de la red (conformada por dos pequeñas tramas que operaban en las dos localidades citadas) ha sido desmantelada con la detención de 32 personas y la imputación de cinco, una de ellos, el guardia civil. Todos los detenidos (28 hombres y cuatro mujeres) y la mayoría de imputados (sin contar al agente, cuatro mujeres, compañeras de otros tantos detenidos), están acusados de delitos contra la salud pública.

Este es el balance de las sucesivas oleadas de detenciones de las que este periódico ha venido informando en semanas anteriores, que dieron comienzo a principios de noviembre con cuatro arrestados, entre ellos, dos colombianos vecinos de Madrid, si bien la mayoría de los detenidos (22) cayeron en la madrugada del 29 al 30 de noviembre.

La investigación se centró en un vecino de Prado del Rey, Francisco C.P., alias El Tato, considerado como el cabecilla de la trama y el principal distribuidor, que vendía cada día numerosas dosis en un bar de esta localidad, llamado Caza y Pesca. La Guardia Civil cayó pronto en la cuenta de que había otra trama que operaba en Ubrique. Su cabecilla, Juan Carlos R.R., recibía el apoyo de dos hermanos, que eran los principales distribuidores de la cocaína en esta localidad, ayudados por otros ocho individuos que distribuían drogas al por menor. La investigación se complicó aún más al descubrir que el jefe de la trama ubriqueña también distribuía cocaína a dos hermanos de Prado del Rey, conocidos como Los Parpaya, y a la compañera sentimental de uno de ellos, los cuales a su vez tenían su punto de venta de cocaína al por menor en esta última población.

Finalmente, los detenidos son 11 vecinos de Ubrique, 18 de Prado del Rey, los dos colombianos citados y un vecino de Dos Hermanas. Este último, junto con los sudamericanos y otros dos arrestados más, actuaba de correo, trayendo la droga a la Sierra.

En total, han sido registrados 17 domicilios (7 en Prado del Rey y 10 en Ubrique), siendo incautados 1.300 gramos de cocaína, 1 kilo de hachís y 40 gramos de heroína. Además, se han intervenido 12 vehículos, 60.000 euros, 60 teléfonos móviles y numerosas joyas de dudosa procedencia (frutos probablemente de robos con las que se pagaba la droga).

Con ello, la Guardia Civil da por desmantelados 15 puntos de venta de droga en ambas localidades y por desarticuladas dos tramas que en numerosas ocasiones utilizaban el sistema de telecoca para entregar la droga. Y no se descartan más imputaciones en una investigación amparada por el Juzgado Único de Ubrique.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios