Los vecinos de José Antonio temen nuevos retrasos para Santa Clara

  • Se reunieron con el delegado de Vivienda Gabriel Almagro, que les comunicó que no será posible iniciar las obras en abril · Insisten en que debe haber una selección previa antes de asignar los nuevos pisos

Los vecinos de José Antonio temen que se produzcan nuevos retrasos en la construcción de los nuevos bloques de viviendas de la ermita de Santa Clara. Así lo expresaron ayer a este periódico, después de una reunión mantenida el lunes con el delegado de Vivienda, Gabriel Almagro, en la que abordaron distintas cuestiones relacionadas con el proyecto de construcción de esta promoción, que aguardan como agua de mayo. Durante dicha reunión, el delegado provincial explicó a los vecinos que será prácticamente "imposible" iniciar las obras en abril, tal como estaba previsto en la Hoja de Ruta diseñada por Ayuntamiento y Junta de Andalucía, debido sobre todo a que el organismo autonómico todavía no cuenta con la licencia de obras para construir los pisos (en total serán 125 viviendas), pese a haberla solicitado al Ayuntamiento de El Puerto en noviembre pasado, sin haberla obtenido aún, según los vecinos.

Los vecinos se han mostrado muy preocupados, debido a que temen que las demoras que puedan producirse desemboquen finalmente en un inicio de obras en verano, con lo que el final de la actuación vendría a coincidir con la próxima campaña electoral, lo que no beneficia a los intereses vecinales. Los afectados critican que en reuniones anteriores a tres bandas (EPSA, Ayuntamiento y vecinos) se llegó al acuerdo de que todo lo referente a los trámites y papeleo se iba a ir resolviendo por parte de Suvipuerto, pero esto no se está produciendo.

Sin embargo, las fechas dadas inicialmente serán difíciles de cumplir, toda vez que las demoras han comenzado incluso con los derribos de las fincas de las calles Cruces y Yerba, que comenzaron el día 22 de enero y se extenderían durante dos semanas. Estas obras, ejecutadas por el Ayuntamiento, iban a comenzar en diciembre, según estaba previsto, lo que finalmente no ha sido así, y según dedujeron los vecinos en la reunión, este retraso provocará a efectos prácticos una demora de tres meses, debido a que una vez realizado el derribo debe efectuarse el proyecto de reparcelación (que ya se aprobó el pasado jueves en Junta de Gobierno Local), que a su vez tiene un periodo de exposición pública, y sólo tras publicarse en el BOJA sería posible proceder al inicio de la construcción de los pisos.

Hay que recordar que en esta finca se edificarán un total de 190 viviendas, 125 pisos por parte de la Empresa Pública de Suelo de Andalucía (EPSA) y otras 65 de ellas a cargo de la empresa municipal Suvipuerto.

Ya el pasado miércoles el concejal de Vivienda Antonio Jesús Ruiz Aguilar adelantó que la mayor parte de estas viviendas municipales "estarán destinadas a los jóvenes", y que la construcción de estos bloques iba a coincidir en el tiempo con la de los pisos de VPO de Caja de Aguas. Además, insistió en que el proyecto arquitectónico para el bloque perteneciente al Ayuntamiento "ya está redactado", y que para su construcción iban a ser "lo más rápido posibles, porque conocemos la necesidad de los vecinos". Estos por su parte, han criticado a Antonio Jesús Ruiz Aguilar, por unas manifestaciones en las que el concejal andalucista señalaba que 80 vecinos de José Antonio irán para Santa Clara, es decir prácticamente la totalidad.

Los representantes vecinales han mostrado su disconformidad con estos números, toda vez que desde hace años vienen defendiendo que para el realojo debe haber una selección de los inquilinos que accedan a los nuevos pisos, por lo que han pedido al concejal "una rectificación" a esas declaraciones.

Finalmente, para el próximo miércoles, día 11, los vecinos de José Antonio mantendrán una nueva reunión con el delegado de Vivienda y con el viceconsejero para firmar el acuerdo donde se establecerán los precios de permuta de los pisos y el calendario de pagos, una firma que al parecer se hará en el Ayuntamiento. Por último, los vecinos han pedido celeridad en los trámites, toda vez que la situación urbanística de los bloques de José Antonio debido a sus más de 40 años de antigüedad y sus deficiencias en los materiales es cada vez más precaria, registrándose de nuevo problemas en las vigas, humedad debido a las lluvias y grietas en varias viviendas.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios