La Junta cierra un club de fumadores en Arcos hasta que cumpla los requisitos

  • Los dueños deberán hacer una reforma en el local anexo al bar para incomunicarlo, según marca la Ley Antitabaco

Un club de fumadores de Arcos, el primero de estas características que ve la luz en la provincia de Cádiz, echó ayer el cierre de manera temporal sólo un mes después de su apertura.

Los propietarios del bar que promocionan este local anexo al propio establecimiento y pensado para los clientes fumadores que se han visto afectados por la Ley Antitabaco, explicaron que personal de la Consejería de Salud de la Junta de Andalucía se personaron a media mañana en el club para inspeccionarlo, obligando a los dueños a cerrarlo de manera temporal hasta que no ejecuten "una pequeña reforma". El caso es que el club de fumadores, en el que hay inscritos unos 30 socios, cuenta con dos puertas que conectan con el bar y deberán quedar selladas, pese a que los socios salen a la calle para llegar hasta el negocio y adquirir sus bebida y comida ya que no están permitidos camareros en el lugar.

"Me dicen que quién quita para que, a través de esas puertas, sirvamos a los clientes del club desde el bar. Aunque los socios saben que nosotros no podemos darles las consumiciones por ahí", cuenta Carmen Moreno, la dueña del local, que se encuentra en la calle Juan Ramón Jiménez, en Arcos. "No queremos problemas . La ley es la ley y hay que cumplirla.", añade convencida Moreno.

Y por ello, este cambio les supondrá un coste adicional. "Espero que no nos pongan más pegas", repite, contando que lo del club de fumadores es una alternativa para poder ofrecer a los clientes ya que claramente la nueva Ley Antitabaco les ha perjudicado. "Antes consumían más. Ahora no pueden echar el cigarro y salen corriendo", reconoce Carmen.

La idea de montar el club se le ocurrió a su marido, quien ha sido el artífice de mover la tramitación. "Fuimos a la Junta y a Hacienda. Nos dijeron que somos el primero de estas características de Andalucía", confirma. A este local podrán acceder sólo socios, sean fumadores o no. Ni a niños ni a mujeres embarazadas se le permitirá el acceso en caso de que reabra.

Su cierre obligó ayer a los dueños a desempolvar, de nuevo, el cartel de 'Prohibido fumar', que pende de sus paredes. Una noticia que cogió por sorpresa a más de un socio. Tras realizar la oportuna reforma, los dueños deberán solicitar una licencia de apertura.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios