El Juzgado declara el concurso voluntario de las empresas de Jale

  • Amuerga y Construcciones Jale conservarán las facultades de administrar y disponer de los bienes

El Juzgado de lo Mercantil de Cádiz ha declarado el concurso voluntario de las dos empresas de Jale que, según informaron desde el grupo empresarial hace unos días, se veían abocadas a la suspensión de pagos por la crisis del sector inmobiliario, Inmobiliaria Amuerga y Construcciones Jale.

La titular del Juzgado, Nuria Orellana, en un auto fechado el día 4 de este mes contra el que cabe interponer recurso, considera que efectivamente ambas empresas se encuentran en situación de insolvencia, por lo que procede la declaración conjunta de concurso de ambas mercantiles. En el auto judicial, se alude a que ambas empresas han puntualizado que se trata de una situación coyuntural que les imposibilita, desde el 25 de febrero, a cumplir con sus obligaciones de pago, "por la enorme diferencia entre la previsión de tesorería y los pagos a realizar". Y es que, según se indica en la comunicación de la magistrada, desde Jale se asegura que tienen solvencia patrimonial "ya que el activo es superior al pasivo". De hecho, en las solicitudes presentadas, ahora admitidas por la juez, se hace constar la futura viabilidad empresarial.

Las dos empresas han aportado al Juzgado sendas listas de acreedores. La sociedad con mayor pasivo es Inmobiliaria Amuerga, cuyo total, se recoge en el auto, asciende a algo más de 276 millones de euros, casi 46.000 millones de pesetas. La cifra que figura en la lista de acreedores de Jale Construcciones es de 112,6 millones de euros, casi 20.500 millones de pesetas.

Dado el carácter voluntario del concurso, los deudores conservarán las facultades de administración y disposición sobre los bienes, derechos y obligaciones de su patrimonio que hayan de integrarse en el concurso, quedando sometido el ejercicio de éstas a la intervención del administrador concursal mediante su autorización o conformidad.

La juez da por último un plazo de cinco días a las empresa de Jale para que expliquen "las razones por las que no han sido formuladas las cuentas consolidadas del grupo", instándoles a que amplíen la información sobre la operación de dación (entrega) en pago de deuda realizada entre ambas sociedades con fecha 23 de febrero de 2008 por un precio de 14,4 millones de euros.

Por otro lado, un palacete situado entre las calles Sagasta y Tinte, en Cádiz, adquirido por Jale para su reforma, quedará ahora en el aire.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios