Mañana, reunión para determinar las ayudas por las inundaciones

  • Diputación, Gobierno y Junta, que pide que los planes urbanísticos cuenten con las zonas inundables, aúnan esfuerzos

Los daños dejados por las lluvias en Vejer y Benalup-Casas Viejas, valorados en cerca de un millón de euros, han hecho que Diputación, Gobierno y Junta de Andalucía se unan para aplicarse en paliar los daños. "Aunque la mayoría de daños son de competencia municipal sabemos que la capacidad económica de los ayuntamientos está muy limitada", dijo el presidente de Diputación, José Loaiza, tras reunirse con el subdelegado del Gobierno central, Javier de Torre, y delegado de Medio Ambiente de la Junta, Federico Fernández.

El encuentro dio como fruto una nueva reunión mañana que será principalmente a nivel técnico y donde habrá representantes de estas tres administraciones, y también de los ayuntamientos, para determinar cada ayuda a cada localidad. De momento, se han abordado trabajos de emergencia como labores de la brigada de Carreteras de Diputación en las vías de la red provincial y se ha solicitado al Servicio Andaluz de Empleo el adelanto de las contrataciones de peones adscritos al Programa de Fomento de Empleo Agrario, para destinarlos a la reparación de daños. También la Subdelegación del Gobierno ha puesto a disposición de los ayuntamientos los recursos del decreto sobre inundaciones, al objeto de elevar expedientes ante la Administración General del Estado que concluyan en la resolución de indemnizaciones; y la Junta ha intervenido en el arreglo de daños de sus carreteras.

Aún así, la idea es no quedarse sólo en estas inundaciones concretas, sino sentar unas bases para trabajar en los problemas que se puedan dar en el futuro en los municipios gaditanos. El representante de la Junta, Federico Fernández, citó una serie de mejoras de cara a la prevención, como que el Consorcio de Bomberos se una al 112 o que se apliquen los estudios de inundabilidad de las zonas litorales, que ya que incluyen medidas preventivas para evitar estas situaciones y explicarlos a los ayuntamientos.

La Delegación territorial de Medio Ambiente, que tiene las competencias en ordenación del territorio, ha planteado que los planes urbanísticos tengan en cuenta las zonas inundables. En concreto, la Delegación sostiene que si no estuviera paralizado el Plan Especial para la zona de El Palmar, en Vejer, se habrían evitado las últimas inundaciones, puesto que este tipo de planes, además de facilitar los suministros de agua y el saneamiento, facilita la evacuación y dispersión de las aguas de lluvia; han manifestado en una nota.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios