Miles de chiclaneros continúan sin recibir la notificación catastral

  • El espectacular incremento registrado en La Barrosa tras la última revisión indigna a los vecinos de la zona, que aún deberán hacer frente, además, al último plazo de las obras de urbanización de la UE-2

Miles de chiclaneros continúan, a día de hoy, sin recibir aún la notificación catastral, un documento que este año cobra especial importancia por cuanto la localidad ha sido sometida, por parte de la administración central, a una revisión para actualizar los valores. Hace escasas fechas, Correos admitía que aún restaban 8.000 de los 22.000 que fueron remitidos al mismo tiempo por el Ayuntamiento. La situación se ha normalizado con respecto al volumen inicial pendiente, pero el problema radica en el hecho de que en total deben notificarse 48.783 recibos, que es el número de inmuebles urbanos que tributarán en el presente ejercicio.

Por lo que respecta a los que ya han recibido la notificación, la mayoría de ellos han visto cómo sus inmuebles incrementaban su valor. Este incremento ha alcanzado cotas que superan el mil por cien en la zona de La Barrosa, tal y como ya adelantamos en nuestra edición de ayer. Esta circunstancia ha motivado la indignación entre los vecinos, al entender que el valor que se les ha atribuido a sus propiedades es muy superior al que debía corresponderles. En este sentido, han puesto de manifiesto que en muchos casos el nuevo valor catastral de sus viviendas supera no sólo el 50 por ciento del valor real de mercado, que es el objetivo que se marca el catastro, sino también el valor de venta real de algunas de las propiedades de la zona.

Así, uno de los vecinos ha apuntado que "en la actualidad ronda los 1.200 euros por metro cuadrado, lo que quiere decir que el valor real del suelo en la zona sería de 2.400 euros por metro cuadrado. Sin embargo, la mayoría de transacciones que se han realizado en los últimos meses rondan los 600 euros por metro cuadrado".

Otro de los vecinos, en cambio, denuncia que "La Barrosa se ha convertido en un sitio imposible para vivir", recordando en este sentido que "recientemente hemos tenido que pagar casi cuatro millones de pesetas por las obras de urbanización de la UE-2 y aún nos queda por abonar el último de los recibos, donde podemos encontrarnos otra sorpresa más. Para colmo, con el nuevo valor catastral vamos a pagar diez veces más que ahora".

Según fuentes consultadas por este Diario, varios vecinos de la zona han puesto ya sus casos en manos de abogados para presentar recursos. Uno solo de estos letrados acumula hasta cinco reclamaciones. En unos casos, los recursos se presentan por haberse incluido en los recibos más metros cuadrados de los que realmente corresponden a las edificaciones y en otros, por considerar excesivo el valor que se les ha atribuido.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios