Osborne amplía fronterasOsborne amplía fronteras

  • La firma bodeguera acomete obras de rehabilitación en una bodega anexa a la de Mora, donde abrirá para este próximo verano un restaurante y una tienda La empresa prevé duplicar a corto plazo el número actual de visitas

La empresa Osborne ha demostrado muchas veces que apuesta por El Puerto y en esta ocasión el grupo da un paso más en su intención de fomentar el enoturismo y dar a conocer al gran público todo lo que rodea a los vinos de la tierra.

Desde hace unos meses la firma bodeguera está reformando la llamada bodega de La Vieja, anexa a la de Mora y con una extensión de unos 2.000 metros cuadrados, para convertirla es un espacio de restauración que albergará además una gran tienda y módulos reservados para atender a clientes, realizar catas o impartir cursos dirigidos a profesionales. El nuevo espacio contará incluso con un punto de atención turística, ya que como dice el responsable de Comunicación de Osborne, Iván Llanza, el visitante después de ver la bodega se queda en la ciudad.

Con este nuevo paso el grupo bodeguero va más allá en las mejoras que ya ha ido introduciendo en los últimos años en sus visitas a las instalaciones de la calle Los Moros, con la apertura de la bodega de los VORS (Very Old Rare Sherrys) -una auténtica joya- o la recreación de una bodega de brandy en la que el visitante puede entender el proceso de manera muy gráfica de principio a fin. "Las visitas cada vez son más experimentales", afirma Iván Llanza, quien destaca que todos los sentidos intervienen en el recorrido. Con la apertura de la nueva bodega ubicada entre las calles Los Moros y Comedias los visitantes que recorran las instalaciones de Osborne podrán después completar su experiencia degustando la gastronomía tradicional de la zona. El nuevo restaurante estará regentado por conocidos hosteleros locales y se prevé que pueda estar en funcionamiento para este próximo verano.

La intención de la empresa Osborne es convertir la bodega de Mora en uno de los principales focos de atracción turística de la Bahía, teniendo en cuenta la amplia oferta de visitas que ya se ofrece a diario tanto para público nacional como para extranjeros. Ahora, con la ampliación de su oferta, Osborne confía en poder duplicar el número de visitas que recibe actualmente.

De los visitantes que acuden a conocer la bodega, el porcentaje más elevado, en torno a un 70%, son españoles, mientras que un 15% son alemanes y el otro 15% se reparte entre franceses, ingleses y americanos.

Muchos portuenses acuden también a visitar la bodega aprovechando la estancia en la ciudad de amigos o familiares, para darles a conocer una de las joyas patrimoniales que tiene El Puerto, sus bodegas y sus vinos. Por eso es importante el que los contenidos se vayan actualizando constantemente, de manera que quien visita la bodega y repite poco tiempo después encuentre siempre alguna novedad que le resulte interesante. En este sentido, hay que destacar la labor de búsqueda de nuevos contenidos que realiza la empresa, cuyos responsables están siempre buscando fórmulas que enriquezcan la visita. "El turismo está en continuo movimiento y no nos podemos quedar parados", dice Llanza, quien afirma orgulloso que "cuando nuestro visitante se va, sabe de vinos".

La nueva zona destinada a la restauración tendrá acceso desde la propia bodega de Mora, como complemento a las visitas, pero lógicamente contará también con un acceso independiente para que las instalaciones puedan seguir funcionando una vez se cierre el horario de visitas.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios