Proyectan un parque eólico marino en Chipiona

  • La empresa andaluza Magtel, el Ayuntamiento y la UCA constituyen una sociedad para desarrollar la iniciativa

La empresa andaluza Grupo Magtel, el Ayuntamiento de Chipiona y la Universidad de Cádiz han constituido una sociedad mixta para desarrollar el proyecto de construcción de un parque eólico marino en territorio chipionero, según confirmó ayer el alcalde de la localidad, el socialista Manuel García. El Pleno local aprobó el jueves el respaldo simbólico del Consistorio a la iniciativa con la tutela del 5% del capital del la nueva sociedad, cuya misión, según García, será la determinar "la viabilidad" de la explotación eólica en aguas chipioneras.

El proyecto empezó a fraguarse a mediados del año pasado y aún está en "una fase muy inicial". El regidor chipionero apenas desveló ayer algunas de sus características: serviría para abastecer la necesidad energética de 250.000 habitantes, permitiría la creación de unos 2.000 puestos de trabajo, y contempla la instalación de aerogeneradores a más de 15 kilómetros de la costa noroeste gaditana. "Ni en la playa, ni en la arena, ni en el paseo marítimo, como han empezado a desinformar desde la oposición. No existiría impacto visual alguno", subrayó Manuel García.

Magtel es un grupo empresarial tecnológico con sede en Córdoba dedicado a las telecomunicaciones, infraestructuras, industria y energía. Su plantilla supera los 750 trabajadores y en 2007 facturó 48 millones (Andalucía Económica). Una cuarta parte de su negocio corresponde al sector de las renovables. Su filial Magtel Renovables trabaja en una cartera de proyectos con una potencia superior a los 1.100 Mw tanto en parques terrestres como offshore, según datos de la empresa.

La iniciativa de Chipiona reúne energía limpia "como la que defiende Obama" -ensalza el alcalde-, tecnología puntera, capital andaluz, generación de empleo y riqueza en la comarca, y un sólo fantasma: la férrea oposición social que ya han suscitado proyectos similares en el vecino mar de Trafalgar. "No tengo miedo ninguno, no puede tener miedo la gente honesta que quiere trabajar por el interés general, de buscar recursos económicos y alternativas para la población. Es más, estoy seguro de que los vecinos de Chipiona se enorgullecen de un Ayuntamiento y una población que están trabajando con la vista en el futuro", argumentó.

El Consistorio prevé organizar encuentros con los colectivos vecinales y sociales para detallarlas las características de este plan y buscar "consenso ciudadano". De forma paralela, la nueva sociedad se encargará de promover el plan ante la Administración central, que trabaja con parsimonia en la regulación de este sector.

En diciembre de 2007, el Gobierno presentó una evaluación ambiental de la costa española que delimitaba las zonas de exclusión, las zonas con limitaciones y las zonas aptas para la explotación de este tipo de energía en el país. La costa gaditana, incluyendo Chipiona, quedó designada como espacio con condicionantes ambientales, es decir, como una zona en la que "los efectos o conflictos de los parques deberán ser analizados en la fase de diseño de proyecto".

La memoria ambiental de esta evaluación resolvió que las decenas de alegaciones presentadas desde la provincia no aportan datos suficientes como para eliminar Cádiz del mapa eólico marino, y refrendó la voluntad de Industria de estudiar cada proyecto de energía offshore de forma individual y pormenorizada.

La Junta, mientras, mantiene el histórico compromiso de que habrá aerogeneradores en el mar andaluz sin consenso social.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios