Quirós asegura que el emisario de Barbate tiene todos los permisos

  • El ex alcalde corrige a la Junta y niega que el municipio carezca de autorización para verter sus aguas residuales al Atlántico

María Dolores Varo y Rafael Quirós, ayer en los Juzgados de Barbate. María Dolores Varo y Rafael Quirós, ayer en los Juzgados de Barbate.

María Dolores Varo y Rafael Quirós, ayer en los Juzgados de Barbate. / manuel aragón pina

Rafael Quirós, ex alcalde socialista de Barbate, plantó cara ayer a la Junta de Andalucía, y en particular a su delegado territorial de Medio Ambiente en Cádiz, Ángel Acuña, al asegurar que es falso que el emisario submarino que él encargó construir para verter las aguas residuales de Barbate y Zahara de los Atunes careciera de cualquier autorización.

Quirós, que insiste en que tiene en su poder copia de los permisos dispensados en su día por las consejerías de Medio Ambiente y de Cultura de la Junta e incluso por el Ministerio de Defensa -para que las tuberías cruzaran terreno militar del Retín-, negó cualquier responsabilidad en el presunto delito medioambiental que se le imputa a raíz de la querella presentada contra él y contra otros cargos del Ayuntamiento de Barbate por la Asociación de Comerciantes de Zahara de los Atunes (Acoza).

El abogado de los comerciantes zahareños insiste en suspender ya el emisario submarino

El que fuera alcalde de Barbate entre 2007 y 2015 compareció ayer en los Juzgados de esta localidad para declarar en calidad de investigado (antes imputado) junto a María Dolores Varo, la que fuera delegada municipal de Urbanismo en el mandato anterior y que ahora es portavoz del grupo municipal socialista y diputada provincial de Turismo, y Delfín Moreno como responsable de Aqualia. Ninguno de ellos quiso responder a las preguntas formuladas por el abogado de la acusación.

En su comparecencia, Rafael Quirós defendió la legalidad de todas las gestiones realizadas por su gobierno con el fin de mejorar en lo posible el tratamiento de las aguas residuales en este municipio. Así dijo que la tubería de desagüe -a él no le gusta hablar de emisario- se conectó "en el lugar donde dijo la Junta" y añadió que no cree que haya delito ecológico "porque todos los análisis confirman que los vertidos no afectan ni a la flora, ni a la fauna, ni a las personas".

Estas afirmaciones chocan frontalmente con las realizadas por el delegado territorial de Medio Ambiente, Ángel Acuña, quien sigue defendiendo que Barbate carece desde hace 30 años de cualquier autorización que le permita verter sus aguas residuales al océano Atlántico. Cabe recordar que todas las aguas sucias de Barbate y Zahara de los Atunes reciben un tratamiento primario en la depuradora inaugurada en el año 2000, desde donde posteriormente se arroja esas aguas tratadas -que no depuradas- al mar. En concreto, durante los meses de invierno lo hace directamente al estuario del río Barbate pero entre junio y septiembre lo lleva a cabo a través de un emisario submarino construido a mitad de camino entre la localidad barbateña y Zahara y que entró en funcionamiento en 2014. Con este emisario se salvaguarda la salud de los bañistas que acuden en verano a la playa del Carmen de Barbate, aunque desde Zahara se insiste en los malos olores que esa conducción submarina deja en este otro punto del municipio.

Precisamente, el abogado de la Asociación de Comerciantes de Zahara, José Baltasar Plaza, anticipó ayer que de manera inminente reclamará al Juzgado una medida cautelar para que el referido emisario submarino no entre en funcionamiento el próximo 1 de junio.

En cualquier caso, el procedimiento para esclarecer si en Barbate ha habido o no un delito medioambiental seguirá su curso en los próximos días, ya que el 15 de mayo están llamados a declarar seis vecinos de Zahara que se han personado en esta causa a título particular. También falta por declarar el alcalde de Barbate, el andalucista Miguel Molina, aunque aún no hay fecha para ello.

En una comunicado, Molina culpó ayer a la Junta de Andalucía y al Gobierno central de la situación tan anómala que desde hace décadas vive este municipio en materia de depuración de aguas.

Por su parte, el delegado territorial de Medio Ambiente, Ángel Acuña, afirmó que ni la depuradora de Barbate, ni el emisario submarino "cumplen las normativas legales en materia de medio ambiente" e insistió en que la responsabilidad en esta materia "es exclusiva del Ayuntamiento de Barbate", una administración que, apostilló, ya ha sido sancionada varias veces por la Junta de Andalucía por este motivo. Y preguntado sobre las razones por las que la Administración andaluza no ha decretado el cierre de esta EDAR, Acuña concluyó que "siempre es preferible una depuradora mala a otra que sea inexistente".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios