Provincia

Sólo el 7% de los gaditanos usa el transporte público para ir a trabajar

  • Cádiz es una de las provincias españolas donde más se recurre al vehículo privado para acudir al centro laboral, pero el tiempo que se pasa en el coche, 22 minutos, es menor que la media del país

No es la M-30 ni la carretera de Valencia, pero los gaditanos también tienen su propia peregrinación al centro de trabajo. Sea por gusto, hábito o, incluso, por la falta de un transporte alternativo adecuado a la demanda, los trabajadores de Cádiz están entre los que más recurren al coche o a la moto en sus desplazamiento a la fábrica o la empresa. Un 70,5% reconoce ponerse al volante para ir al trabajo, mientras que sólo un 6,9% opta por el autobús o el tren, según un estudio de movilidad realizado por el Ministerio de Fomento en todo el país entre los años 2006 y 2007.

Este desequilibrio, uno de los mayores del país, se debe a que un tercio de los ocupados trabaja en un municipio diferente al de su residencia. Precisamente por este factor, el mal dato gaditano denota un importante déficit de movilidad pública y, por ende, de sostenibilidad en el entorno urbano -donde se concentran las grandes bolsas de actividad-. Pero, además, esta descompensación puede tomarse como un indicativo de que algo falla, la red de transporte público o la cultura ciudadana, sobre todo porque gran parte de estos desplazamientos se producen en la Bahía de Cádiz, una zona donde la gestión del tráfico es metropolitana.

Y es que sólo en diez provincias del país se supera el nivel del 70% en el uso del automóvil y son pocas en las que se baja del 7% en los desplazamientos colectivos. Desde luego es incomparable con Madrid, donde el 40% de la población va a trabajar en medios públicos, o en Barcelona, donde es el 28%, una proporción bastante menor a la de la capital española porque hay una alternativa que se está imponiendo con fuerza: la bicicleta. Según esta encuesta de movilidad, casi 700.000 personas van a trabajar en bici o andando más de diez minutos. En Cádiz son 76.500, pero dado que están incluidos tanto ciclistas como viandantes, es obvio pensar que el segundo grupo será una abrumadora mayoría.

Al menos, y a diferencia de lo que ocurre en algunas urbes, los gaditanos no pasan mucho tiempo en el coche camino del trabajo. La media son 22 minutos, es decir, once de ida y once de vuelta. En el conjunto del país , el promedio es mayor, 24 minutos, y los que peor lo tienen son los madrileños, los únicos que emplean más de media hora en trasladarse al centro laboral. Así, no es de extrañar que cada vez sean más los automovilistas y, por supuesto, acompañantes que aprovechen el tiempo en el coche y los atascos para terminar de acicalarse por la mañana, leer la prensa o, incluso, jugar a la videoconsola.

Está claro que el impacto de esta desigual distribución del tráfico es muy fuerte en la provincia, sobre todo si se tiene en cuenta que cada día laborable se registran más de 3,7 millones de desplazamientos de todo tipo en la provincia. Es más cantidad que en Málaga, que ya es decir, y que los que se producen en tres comunidades enteras: Asturias, Murcia y Baleares, lo que da una idea de la importancia de que Cádiz tenga una buena gestión de la circulación, rodada y peatonal.

De hecho, el abuso del turismo privado no es exclusivo entre los trabajadores, también se produce en desplazamientos generales (compras, estudios, ocio, visitas a familiares o amigos...). Se usan más las ruedas que los pies para ir al supermercado, a clase o al gimnasio y aunque este comportamiento es cada vez más habitual en el conjunto del país, todavía son mayoría las provincias donde se impone el tránsito a pie o en bici. En cambio, en Cádiz, la ciudad con más horas de luz y sol de España, no es así, algo que, seguramente, resulta inconcebible para cualquier centroeuropeo o nórdico.

Además, la tendencia social, en general, y en la provincia, en particular, es que cada vez nos movemos más. Estamos continuamente en marcha. Las distancias se acortan y ya no se miden en kilómetros, sino en tiempo. En el año 2000, según el primer estudio de movilidad realizado por Fomento, los gaditanos estaban en tránsito de un lado a otro durante una media de 39 minutos al día los laborables y 34, los fines de semana. Hoy en día, según este segundo informe correspondiente a los dos últimos años, el promedio es de 61 y 70 minutos, respectivamente. Es decir, empleamos más tiempo o nos transportamos con más frecuencia de lunes a viernes, pero además, y pese a ello, nos quedan fuerzas y ganas para seguir durante el domingo, hasta el punto de que sábados y domingos se pasa el doble de tiempo de un sitio a otro que hace sólo cinco años.

Los jóvenes de entre 15 y 29 años son los más activos durante la semana, pero el perfil cambia según la actividad: de lunes a viernes los dueños de la carretera y las calles son los ocupados; el fin de semana es para los estudiantes.

Sobre la hora punta de los traslados, ésta no es el intervalo de la mañana en que se acude al trabajo y se lleva a los niños al cole. Según el estudio, la mayor aglomeración de coches y personas en las calles es en las horas del mediodía, entre las 12:00 y las 15:00. En este periodo se da un 22% de todos los desplazamientos del día, mientras que el segundo gran bloque de la jornada es también en la vuelta a casa vespertina, de 18:00 a 21:00 horas.

Esta conclusión demuestra que las salidas del hogar por la mañana y al principio de la tarde son más escalonadas. Además, tampoco los gaditanos "se pegan" madrugones en la provincia, al menos no como los que se producen en los grandes núcleos urbanos, ya que sólo un 8% de los traslados se da antes de las ocho de la mañana -en la provincia madrileña es casi el 11%-.

Junto al trabajo, las compras es el segundo motivo que moviliza a la población en los días laborales y el tercero, la asistencia a clase. Los fines de semana, la alternativa al sillón son las actividades de ocio, la visita a familiares o amigos y los paseos. En esto último los gaditanos son auténticos andarines, ya que sólo los vascos dedican más tiempo que nosotros al sano ejercicio de caminar: unos 54 minutos de media al día durante el domingo.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios