Último adiós multitudinario al temporero apuñalado en Francia

  • Alcalá del Valle se volcó ayer con la familia en el entierro de Jaime Márquez

Todo el pueblo de Alcalá del Valle se volcó ayer para arropar a la familia de Jaime Márquez, el joven temporero apuñalado en Francia. Su entierro, que se celebró ayer por la tarde, reunió a cerca de 2.000 paisanos en la parroquia del municipio, que se llenó, lo mismo que sus alrededores.

La tensión acumulada durante más de una semana desde que sucediera la tragedia se notó ayer en la celebración de la misa, que tuvo momentos muy emotivos. Los aplausos sonaron en distintas ocasiones durante la ceremonia, que se alargó durante una hora, y también a su final, cuando el féretro cargado por familiares y amigos salió por las puertas de la iglesia camino del cementerio. Muchas flores y muchos jóvenes, ya que Jaime tenía sólo 22 años. No se recuerda un entierro tan multitudinario en Alcalá del Valle. Todos los establecimientos estaban cerrados.

Jaime Márquez falleció el pasado viernes 23 de julio apuñalado supuestamente por otro temporero de Alcalá del Valle en la localidad francesa de Saint Gilles, a donde se habían trasladado para trabajar en la recogida de fruta. El robo de la Play Station del fallecido fue al parecer el detonante del fatal desenlance y el supuesto autor también hirió a otras cinco personas, entre ellas, a la novia y al hermano de Jaime.

Su novia aún continúa en el hospital francés. El Ayuntamiento de Cañete del Real, pueblo de Málaga aunque cerca de Alcalá del Valle donde vive la joven, quiere reunir el dinero para que puede ser tratada en un hospital de Málaga. También se está haciendo una colecta. Los demás heridos ya han sido dados de alta. Algunos sacaron fuerzas para despedir a Jaime.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios