Villamartín ya puede beber agua del grifo tras 15 días de restricciones

  • El Ayuntamiento habla de obras en "tiempo récord" ya que se temía que la prohibición se alargara varias semanas más

El municipio de Villamartín restableció ayer el suministro del agua potable en los grifos después de que el Consistorio prohibiera hace dos semanas su consumo por insalubridad. Los 12.000 vecinos afectados vuelven a abastecerse con agua del pozo del Búho, que cumple con todos los parámetros sanitarios necesarios para el consumo humano.

La propia Delegación Provincial de Salud levantó ayer esta prohibición tras comprobar con los análisis sanitarios que el agua contiene un índice de nitrato del 30 por ciento, con lo que se permite su consumo. El Ayuntamiento editó un bando declarándola apta para beber y cocinar tras 15 días de restricciones para estos usos.

El pozo de Búho, que se derrumbó hace dos semanas por las lluvias, dejó al municipio sin agua potable ya que el otro alternativo que se puso en servicio sobrepasaba los niveles de nitrato. La población dice ahora adiós al acopio de agua en camiones cisternas y del agua embotellada, que han abastecido durante todo este tiempo a miles de vecinos.

Las obras de emergencia en este pozo han concluido antes de los esperado ya que el Ayuntamiento y la empresa pública Aguas Sierra de Cádiz dieron un plazo tres semanas. El Consistorio habla de "tiempo récord". La reparación se ha centrado en la recuperación de la columna desprendida en contacto con el pozo, con lo que se ha restablecido el suministro.

El Ayuntamiento conminó ayer a la empresa pública Agua Sierra de Cádiz, que tiene el ciclo integral del municipio, a que realice, a partir de ahora, "las gestiones precisas, de manera ágil, ya que la declaración de situación de emergencia la tuvo que realizar el ente local debido a la pasividad de la empresa". Además, le requiere que "busque soluciones a los problemas que se han generado tanto de la solución provisional, como de los nuevos sondeos en las inmediaciones de El Lugo". La empresa encargada de los trabajos en el Búho, Miguel Bernal Obras y Construcciones, explicó la dificultad de los mismos ya que se han localizado cuevas de hasta 16 metros de profundidad, con lo que se entiende los desprendimientos.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios