El jurado absuelve al acusado de asesinar al gerente del ¡Oh Palace!

  • El tribunal popular considera que el procesado no tuvo intención de matar al dueño del club y que actuó movido por el miedo y en legítima defensa

Una agente de la Policía Nacional junto al coche en cuyo interior apareció el cadáver de Ángel Federico Rodríguez. Una agente de la Policía Nacional junto al coche en cuyo interior apareció el cadáver de Ángel Federico Rodríguez.

Una agente de la Policía Nacional junto al coche en cuyo interior apareció el cadáver de Ángel Federico Rodríguez. / fito carreto

El jurado ha absuelto al acusado de asesinar a Ángel Federico Fernández, el empresario leonés que regentaba el prostíbulo portuense ¡Oh Palace! y cuyo cadáver apareció calcinado y con un tiro en la cabeza en febrero de 2015. Se da la circunstancia de que el principal procesado en esta causa ha permanecido dos años en prisión preventiva.

Tras más de 16 horas de deliberación, el tribunal popular ha considerado probado por mayoría que el acusado por este crimen "no tuvo intención" de causar la muerte del dueño del club. Asimismo, ha estimado, también por mayoría, que el día de los hechos el procesado actuó movido por el "miedo insuperable" que sentía hacia Ángel Federico (dado su carácter violento y agresivo) y en "legítima defensa". En este punto, el tribunal se mostró firme: si el acusado no hubiese matado a Ángel Federico, éste hubiera acabado matándolo a él.

El objeto de veredicto expone que el arma "se disparó" tras un forcejeo entre víctima y agresor

El objeto del veredicto consensuado por el jurado durante la tarde del pasado lunes y toda la jornada de ayer expone que el gerente del club de alterne fue a buscar al acusado a su domicilio llevando consigo una pistola. Una vez allí ambos discutieron, forcejearon y el arma "se disparó" de forma accidental fruto de la disputa.

Respecto a L.V., procesado en esta causa por el delito de encubrimiento, el tribunal popular ha valorado por unanimidad que fue "plenamente consciente" de lo ocurrido el día del crimen y que, sin embargo, no colaboró con las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad. Los miembros del jurado lo ven culpable porque entienden que no sólo escuchó la detonación del disparo, sino que además abandonó el lugar de los hechos junto al principal implicado, dejando a la víctima, ya fallecida, dentro de su vehículo.

R.A., acusado también de encubrimiento y de profanar el cadáver, ha sido declarado culpable en tanto que el tribunal popular ha apreciado que dejó el cuerpo de Ángel Federico 48 horas maniatado en el maletero de su coche para acabar prendiéndole fuego con gasolina. No obstante, el jurado ha tenido en cuenta como atenuante los problemas de drogodependencia sufridos por este procesado durante más de 15 años.

La deliberación del caso ¡Oh Palace! por parte de los miembros del jurado ha sido especialmente larga. Y es que el magistrado presidente del tribunal del jurado, Miguel Ángel Feliz, echó ayer atrás en dos ocasiones el objeto del veredicto. La primera vez fue a las dos de la tarde, pues existían incongruencias en algunas respuestas de las cuestiones planteadas. La segunda vez que el objeto del veredicto volvió a las manos del tribunal popular fue a las ocho de la tarde, en esta caso por falta de definición entre las dos eximentes barajadas -y finalmente contempladas- en este procedimiento: legítima defensa y miedo insuperable. Si el magistrado presidente hubiese rechazado por tercera vez el objeto del veredicto, el jurado se hubiese disuelto y el juicio tendría que haberse vuelto a celebrar, pero tal circunstancia no se produjo.

Ahora la causa queda a la espera de que el juez Miguel Ángel Feliz dicte sentencia.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios