Dos agentes de seguros, acusados de estafar 9.762 euros a 29 clientes

  • El fiscal pide tres años de prisión para los procesados, con oficinas en Sanlúcar, y sostiene que se quedaban el dinero destinado a pagar las pólizas para vehículos

Dos agentes de seguros radicados en Sanlúcar se sentarán el próximo día 19 en el banquillo como acusados de estafar a 29 clientes al quedarse con el dinero destinado a las pólizas de sus vehículos. El fiscal solicita para cada uno de los procesados, padre e hijo, tres años de prisión por un delito de falsedad en documento mercantil en concurso con otro continuado de estafa. El juicio ha sido señalado por la Sección Primera de la Audiencia Provincial de Cádiz para el próximo día 19.

Los acusados, A.R.P.M. y A.P.M., con dos oficinas ubicadas en diferentes calles de Sanlúcar, se embolsaron 9.762 euros que debían haber pagado las pólizas de los vehículos de los asegurados, según señala el escrito de acusación provisional.

El fiscal explica en su escrito que la mercantil de los procesados fue agente mediador de seguros de la compañía aseguradora Winterthur desde agosto de 1996 hasta abril de 2001. Así, los acusados, valiéndose de esa condición y de la relación profesional que durante años mantuvieron con los asegurados, entre 1999 y 2001 cobraron distintas cantidades a una diversidad de personas por asegurar sus vehículos pero no contrataron las pólizas con una compañía aseguradora o, en otros casos, contrataron la póliza y luego la anulaban o bien dejaban de abonar la póliza y el contrato perdía su eficacia, según explica el escrito de acusación.

El fiscal asegura que los procesados se apropiaban del dinero que recibían de los clientes. Y explica que la supuesta estafa fue descubierta cuando parte de los clientes de los acusados, tras sufrir accidentes de circulación, descubrieron que sus automóviles carecían de seguro: las respectivas compañías de seguros con las que creían que tenían contrato rechazaban el siniestro.

La calificación fiscal incluye una relación de personas estafadas y las cantidades que abonaron por los seguros de sus vehículos: 120 euros, 281, 467, 522, 914... En un caso, señala el escrito de acusación, los acusados llegaron a elaborar y entregar al cliente lo que aparentaba ser la Carta Verde emitida por la aseguradora, documento que cubría los riesgos de un ciclomotor durante un año.

Además de las penas de tres años de prisión, el fiscal reclama al tribunal que imponga a cada procesado una multa de nueve meses con cuota diaria de 12 euros. También que indemnicen a los perjudicados en las sumas defraudadas.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios