La almadraba de Conil lleva a cabo la primera levantá del año

  • Ha capturado 61 ejemplares, mientras que Barbate y Zahara levantarán en estos días y Tarifa aún está calando las redes

Ya están aquí. Los atunes rojos salvajes del Atlántico ya están en las costas de Cádiz, como locos por llegar al Mediterráneo para el desove. Quizá por ello, desde que el mundo es mundo, desde hace tres mil años, las laberínticas redes de las almadrabas cercanas al Estrecho los paran y los van empujando hasta una muerte que los desangra para traer riqueza a la comarca jandeña. Ayer, como cada final de abril, tuvo lugar la primera levantá de atunes de la temporada. Fue esta vez la almadraba de Conil la que capturó 61 ejemplares en este primer envite que marca el pistoletazo de salida.

Este año las cuatro almadrabas de Cádiz tienen una cuota inicial de 1.097 toneladas, que podrían agotar en apenas unas semanas, aunque extenderán su trabajo para que se alargue a los dos tradicionales meses, antes de volver a recoger y guardar todos los aperos, una tarea que les ocupa otros dos meses.

Las cuatro almadrabas se repartirán 1.097 toneladas, más la cuota que han comprado

La almadraba de Barbate, que en los próximos días realizará su primera levantá, volverá a disponer de piscinas de engorde, con lo que la campaña se alargará al menos hasta septiembre. Además, Petaca Chico, que es quien tiene la concesión junto a Ricardo Fuentes, ha podido comprar cuota a otras pesquerías del país, principalmente del norte, si bien este año la cofradía de pescadores vascos ha decidido no repartir sus 500 toneladas.

Las almadrabas se quejan de que su cuota de capturas sigue estando aún "muy por debajo" de las 1.585 toneladas que tenían en el 2006, cuando se inició el plan de recuperación de la especie, durante la que se ha puesto freno a la pesca de atunes rojos salvajes.

"La especie está ya sobradamente recuperada", explicaba ayer Marta Crespo, directora gerente de la OPP-51, que engloba a las almadrabas de Conil, Zahara y Tarifa. Por eso las almadrabas reclaman que "ha llegado el momento de que los pescadores que nos sometimos al plan de recuperación recuperemos lo que nos quitaron".

Los 61 atunes rojos pescados en Conil han sido adquiridos por Gadira, la empresa que los distribuye por todo el país.

La almadraba de Zahara también ha salido a faenar pero en esta ocasión se les echó encima la marea y no pudieron completar la operación. Hoy posiblemente vuelven a intentarlo. Tarifa está terminando de montar el copo.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios