La huelga de los autobuses urbanos paraliza parcialmente el servicio

  • El paro que se extendió durante tres horas abre el calendario de protestas para exigir mejoras laborales y la readmisión de los eventuales · Los trabajadores anuncian un posible endurecimiento de la huelga

El paro parcial de autobuses urbanos de tres horas abrió ayer el calendario de protestas previsto por los empleados del servicio. La huelga parcial se desarrolló entre las 7 y las 10 de la mañana, y según el comité de empresa logró paralizar parcialmente el servicio, sin que se registra además ningún incidente digno de mención. Se respetaron los servicios mínimos fijados por la Delegación Provincial de Empleo, que establecen que tiene que circular un autobús por hora en cada una de las siete líneas urbanas, informando de ello en las marquesinas de los autobuses.

El presidente del comité de empresa, Matías Gautier, calificó la protesta como "un éxito rotundo", destacando de forma especial el seguimiento de la concentración convocada en la puerta de las cocheras de la empresa concesionaria del servicio, GDF, situada en el polígono industrial de las Salinas de San José. Hasta 60 trabajadores, entre conductores y personal de talleres y oficinas, secundaron la concentración, que al igual que el paro parcial se ha convocado "para darnos a notar y que la empresa nos tenga en cuenta".

Mediante la protesta de ayer, los empleados reclaman la readmisión de 17 trabajadores eventuales, en su mayor parte conductores, que llevaban años trabajando de forma discontinua para la empresa, y a quienes GDF no les ha renovado el contrato. La empresa ha optado por la contratación de personal externo, "argumentando que los van a preparar para la Feria". También, GDF ha transformado en empleados fijos a 3 de los conductores que estaban en situación de eventuales, lo que el comité de empresa formado por UGT y CC.OO califica como "un intento de maquillar la situación" ante el calendario de movilizaciones anunciado. El comité reivindica la creación de una bolsa de trabajo para la contratación de los eventuales en función de su antigüedad.

Además de la readmisión, con la huelga parcial se pide la revisión del Convenio Provincial de Transportes, mediante negociación directa con la empresa, tal como ha ocurrido en Cádiz, Jerez y Sanlúcar, donde este convenio de mínimos se ha mejorado.

Entre las mejoras reclamadas, se encuentra la reducción de la jornada laboral de las 39 horas actuales a 35 horas, así como la ampliación de los descansos a dos días a la semana (en la actualidad sólo tienen un día), y el cobro de un incentivo por domingo trabajado.

Finalizado el paro, la empresa concesionaria no se había puesto en comunicación con los representantes de los trabajadores, que piden "una reunión a tres bandas", en la que también intervenga el Ayuntamiento, para "sentarnos y exponer los problemas", algo a lo que la concesionaria "se niega", según aseguran.

El comité de empresa ha adelantado que si la empresa concesionaria no se pone en comunicación con los trabajadores a lo largo de este fin de semana, continuarán con el calendario de huelga previsto, ampliando a dos días los paros parciales durante la semana próxima, el martes (día 24) y el viernes (día 27), en las mismas horas, y continuando dichos paros durante la primera semana de marzo (tres días, 3, 4 y 6).

Los trabajadores confiesan que "no queremos molestar al ciudadano", pero defienden sus movilizaciones en demanda de mejoras laborales. Además, han adelantado un posible endurecimiento de las protestas a partir de este próximo martes, que podrían pasar por la prolongación de los paros parciales e incluso la convocatoria de una huelga indefinida en los autobuses urbanos.

El comité de empresa mantuvo en la tarde del pasado jueves una reunión con la concejala de Medio Ambiente y Desarrollo Sostenible Beatriz Fuentes, a la que solicitó que actúe como mediadora entre los empleados y la concesionaria. En dicha reunión, la concejala "vio razonables las peticiones, pero argumenta que no es el momento oportuno", señaló el comité, que advierte que "no nos valen palabras sino hechos".

Por otra parte, durante el pasado fin de semana se registró la rotura de varias lunas de autobuses mientras circulaban por la ciudad, un hecho que el comité de empresa desvincula por completo de la situación laboral por la que atraviesan.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios