Provincia

El colegiado Nº 31

  • Ejerce desde hace 40 años y se ha hecho "famoso" ahora por los certificados que le han convertido en carne de banquillo

No hay duda de que la famosa expresión evangélica "Por sus obras los conoceréis" no se ajusta de modo literal al perfil profesional de Joaquín Pallí Selga. En su caso, como anillo al dedo le viene otra, más terrenal, ex profeso para él: "Por sus papeles le conoceréis".

Este diario ha contactado con numerosas personas para intentar trazar un perfil de Joaquín Pallí Selga, un arquitecto de Barcelona afincado en Cádiz hace años. Y lo más llamativo es que nadie ha podido apuntar alguna obra o proyecto suyo en la provincia por el que sea conocido, pese a que lleva ejerciendo más de cuatro décadas. No en vano es el colegiado número 31 del Colegio de Arquitectos de Cádiz, que supera ya los 950 asociados.

Las referencias recabadas en Chiclana lo ubican en las controvertidas actuaciones que el promotor Vázquez realizó hace cerca de dos décadas en Los Gallos, donde, al margen del planeamiento, se erigieron viviendas en parcelas diseminadas cuyos proyectos habría rubricado Pallí. Aseguran que de allí salió pitando.

El 10 de enero de 1990, constituye una sociedad limitada, con un capital social de un millón de las antiguas pesetas, Estudios Jopa, fijando el domicilio en la avenida principal de Cádiz. El objeto de esta empresa, en la que figura como gerente, es la gestión y elaboración de proyectos de edificaciones.

El registro Mercantil le atribuye también su participación en otra empresa, Realmentesa S.L., con domicilio social en La Guardia de Jaén (Jaén), de la que, desde mayo de 1993, es secretario y consejero delegado mancomunado. El objeto social de esta empresa, a cuya cabeza figura Antonio Conde Olla, es la construcción de edificaciones de cualquier naturaleza, su compra venta o explotación "en cualquier forma permitidas por las leyes". Una singular coletilla que chirría al observar el historial de la empresa, con 42 incidencias con las Administraciones Públicas: una, con la Agencia Tributaria, con embargo dictado en febrero pasado, y 41 con la Seguridad Social, por importe total de 380.000 euros.

"Por sus papeles" ha comenzado a ser conocido por la opinión pública en julio de 2007, cuando la Guardia Civil desmantelaba, en la que bautizaron como Obra Nueva Chiclana, una trama dedicada a la regularización de viviendas ilegales a través de certificados falsos de antigüedad de inmuebles inexistentes o recién edificados. Pallí fue detenido entonces, junto a otros profesionales, peritos tasadores y el abogado con bufete en Cádiz José Ignacio Rosano, como integrante de esta trama, a la que la Guardia Civil atribuye una monumental estafa bancaria, de más de 200 hipotecas fraudulentas, y que deparó una víctima inesperada: el director de la oficina del Banco de Andalucía de Canalejas, en Cádiz, Lavié, que se quitó la vida dejando una carta manuscrita en la que hablaba de "presiones de la trama".

Desde entonces, tres veces más ha sido detenido por agentes de la Guardia Civil. Dos más en Chiclana, una, durante la segunda fase de la operación obra nueva, por nuevos casos detectados, y otra hace menos de un mes, por otro asunto no relacionado con esta operación. Y su cuarta detención, tercera por orden cronológico, se registró en marzo pasado, por otro papelito de los suyos en El Puerto. En este caso, para no acabar en la cárcel, tuvo que abonar 12.000 euros de fianza.

En su descargo, hay que decir que el arquitecto ("encantador en el trato y muy educado", dicen los que lo aprecian; "bravucón y liante" para sus detractores, y un poco manirroto para todos) ya no es de rúbrica fácil,. "Desde que fue detenido la primera vez, no ha vuelto a reincidir", aseguran fuentes policiales. Pero su febril actividad de antaño (635 certificados firmó sólo en 2006, declaró un guardia civil en julio, en un juicio que se seguía contra él) le pasa factura. No hay investigación de irregularidad urbanística que se emprenda en ciertos lares que no termine con un papel suyo. Con Pallí hemos topado. Va a ser carne de banquillo judicial durante una buena temporada, a tenor de los asuntos que tiene pendientes: más de medio centenar de denuncias le ha puesto el fiscal coordinador de Medio Ambiente de Andalucía, Ángel Núñez.

Lo verdaderamente indignante, el auténtico trasfondo, es que el colegiado 31 se revela como un mero peón de un tablero de ajedrez en el que todos juegan, notarios, registradores, promotores, ayuntamientos tolerantes o cómplices, sin que a nadie le interese dar el jaque mate. En caso contrario, no se explica cómo nadie ha puesto durante años pie en pared. Cómo se levantaban casas sin que nadie advirtiera la falsedad documenta , sin que nadie reclamara la innecesariedad de licencia municipal, sin que nadie avanzara hacia el vértice de la pirámide. Porque, ¿de verdad ha sido posible que Pallí y otros peones idearan un engaño en el que han caído tantos reyes?.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios