El comité de Comes se encierra en la Junta hasta abrir el diálogo

  • Ambas partes han quedado emplazadas para verse mañana gracias a la mediación de Bouza

Ayer pudo abrirse un resquicio de luz en el conflicto laboral que se mantiene en Transportes Generales Comes por el bloqueo de las negociaciones del convenio colectivo. Sin embargo, los miembros del comité de empresa terminaron encerrados en la sede de la Delegación de Obras Públicas y Transportes de la Junta en Cádiz "en protesta por la falta de respeto de la compañía hacia los trabajadores".

Según Francisco Ortiz, portavoz del comité de empresa , la representación sindical mantuvo un encuentro con el delegado provincial de Transportes, Pablo Lorenzo, y contactos con el delegado de Empleo, Juan Bouza, con el fin de que "obliguen a la empresa a sentarse a una nueva reunión".

Ambos delegados expresaron a los trabajadores su "firme" compromiso de que seguirán mediando en un conflicto que afecta tanto a los trabajadores como a los usuarios de este transporte público. Pero la "gran sorpresa", según Ortiz, fue que la dirección de la empresa les ha contestado que "tienen que mirar en su agenda para encontrar un hueco para nosotros". Así las cosas, ayer los trabajadores decidieron encerrarse hasta que la empresa los reciba. "Dos compañeros ya han recibido una amenaza de embargo de sus hipotecas a causa de este conflicto", puntualizó Ortiz.

Finalmente ambas partes han quedado citadas, gracias a la mediación de Bouza, para mañana jueves, a las 9.00 horas, según confirmaron a este periódico ambas partes.

Para demostrar su "talante" de negociación, los empleados de Comes, asumieron una rebaja de sus pretensiones "y no ir más allá del IPC en la subida salarial, aunque con la condición sin excusas de cumplir con la ley".

Los trabajadores mantienen los paros previstos, la jornada de huelga del próximo viernes 7 de marzo y la manifestación por la capital gaditana prevista para ese día. "Son 18.000 las personas afectadas sin que ni la Junta ni el Gobierno Central tomen cartas en el asunto para que la empresa cumpla el Decreto 902/2007 que regula las jornadas especiales de trabajo", dijo Ortiz.

Por su parte, Julio Álvarez, director de la compañía, aseguró a este periódico que la empresa "valora" la rebaja de las pretensiones salariales y aclaró que estaba dispuesta a reunirse esta misma mañana a partir de las 11.30 o las 12.00 horas, "por razones de agenda y de gestión", pero que convino con el delegado de Empleo que "sería mejor el jueves [por mañana] porque le podremos dedicar más tiempo".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios