El cónsul de Marruecos no ha sido informado de las muertes

  • Derechos Humanos recuerda con un emotivo acto a las últimas víctimas de la inmigración en el Estrecho en un día en el que llegan a Barbate dos pateras más

Un portavoz del cónsul de Marruecos en Algeciras negó ayer que la Subdelegación del Gobierno en Cádiz o cualquier otra representación española le hubiera informado del hallazgo de siete inmigrantes muertos en las costas de Trafalgar en la última semana. Se sabe que los fallecidos son de origen magrebí por lo que es posible que algunos de ellos, o incluso todos, sean de nacionalidad marroquí. Sin embargo, las autoridades del país vecino no han podido hacer nada respecto a la identificación o repatriación debido a la falta de comunicación oficial. El consulado negaba así lo que desde la administración española se afirmó el miércoles.

Mientras tanto, en Barbate, medio centenar de personas recordaron ayer a las últimas víctimas de la inmigración clandestina en Barbate, reclamando una vez más mayor solidaridad de las instituciones españoles con los ciudadanos del Tercer Mundo que arriesgan sus vidas buscando un futuro mejor.

Dos claveles lanzados al mar por cada inmigrante encontrado sin vida en las costas de Barbate cerró ayer por la tarde el acto organizado por la Asociación Pro Derechos Humanos de Andalucía y secundado por Izquierda Unida de Barbate y otros colectivos locales para testimoniar la solidaridad con las últimas víctimas de la inmigración clandestina en el Estrecho.

Tras una pancarta con el lema Respetoalosderechoshumanos en lasfronteras, escrito en castellano y en árabe, medio centenar de personas quisieron responder con su presencia a esta llamada. Entre ellos estaba el alcalde de Barbate, Rafael Quirós, quien no descarta la posibilidad de que aparezcan aún más cadáveres en las costas de este municipio jandeño.

Rafael Lara, histórico referente de Derechos Humanos en la provincia, testimonió su repulsa e indignación porque se sigan produciendo muertes en las costas gaditanas. Criticó además "el mensaje triunfalista del Gobierno, que en sus estadísticas no incluye los datos de las personas que fallecen o sufren a causa de la inmigración", cifrando en unos 3.000 los fallecidos por esta causa.

Durante el acto también se leyó un manifiesto en el que los concentrados compararon los siete cadáveres contabilizados hasta ahora por este naufragio en aguas de Trafalgar con "los momentos más sombríos de la inmigración en Cádiz, que tuvo lugar en el periodo comprendido entre 1995 y 2003".

La concentración de Derechos Humanos tuvo lugar en una jornada en la que se registró la llegada de dos pateras más a las costas barbateñas. Una de ellas fue localizada a las diez de la mañana por el Sistema Integral de Vigilancia Exterior (SIVE) cuando navegaba a unas 23 millas al oeste de Tarifa, siendo sus trasladados luego sus 28 ocupantes hasta el puerto de Barbate.

Los inmigrantes, todos ellos varones, de origen magrebí y mayores de edad, fueron atendidos ya en tierra de cefaleas, dolores abdominales y quemaduras en la piel, aunque ninguno revestía problemas de gravedad.

Una segunda patera, en este caso de madera, logró arribar con éxito la madrugada de ayer a la costa barbateña, aunque sin que se conozca el número de personas que iban a bordo. Agentes de la Guardia Civil rastrearon durante todo el día el interior del Parque Natural de la Breña y la costa de Barbate, localizando a cuatro personas, entre los que había dos menores y una mujer.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios