El debate sobre las eólicas en el mar se traslada a Chipiona

  • La plataforma 'Por un horizonte sin molinos' convoca una manifestación para el día 22

Comentarios 2

'El Día de la Marmota' en la costa gaditana: un municipio despierta y se encuentra dividido entre quienes apoyan la construcción de un parque eólico en sus aguas territoriales y quienes se oponen a que los aerogeneradores lleguen al mar. De un día a otro, un muro en las calles entre los que defienden vientos de progreso, riqueza, empleo y energía limpia, y los que vaticinan el fin de todo lo conocido: pesca, paisaje, turismo. El debate sobre las eólicas marinas, sin avance alguno con respecto al mantenido durante el último decenio, se traslada desde agosto de La Janda a Chipiona, después de que el municipio haya tomado posiciones al frente de este desarrollo energético en el país.

El proyecto Las Cruces del Mar, liderado por la empresa andaluza Grupo Magtel, prevé la instalación de 300 turbinas a una distancia de entre 37 y 55 kilómetros de la costa, capaces de generar 1.000 MW de potencia. Su mayor aval es que cuenta con la participación -incluso accionarial- del Ayuntamiento de Chipiona (PSOE) y de la Universidad de Cádiz (UCA).

Consistorio y empresa trabajan en las últimas semanas para lograr el respaldo de otras instituciones y colectivos sociales, de forma que el consenso ciudadano sobre la extraordinaria importancia de la iniciativa se convierta en el cimiento de su desarrollo. Magtel ha habilitado una web temática sobre Las Cruces del Mar (www.crucesdelmar.com).

Ayer, en la ronda informativa de los promotores participaron los máximos representantes de los sindicatos UGT y CCOO en la provincia y de la Confederación de Empresarios de Cádiz, que subrayaron su interés por las energías limpias y expresaron su interés por conocer los estudios de viabilidad e impacto del proyecto que ya se están elaborando. "Sería absurdo decir que estamos a favor o en contra sin tener una información detallada sobre lo que se pretende hacer", observó por la tarde el secretario provincial de UGT, Pedro Custodio.

No ha necesitado más detalles sobre la iniciativa la recién constituida 'Plataforma comarcal por un horizonte sin molinos'. Su portavoz, Rafael Ruiz, del grupo ecologista local CANS, se queja de "falta de información" sobre el proyecto y resume el fundamento de la oposición: "Hay valores que no se pueden tocar como el ecosistema, la pesca, el paisaje y el turismo. Aquí queremos seguir tal y como estamos".

El pasado fin de semana la plataforma emprendió una recogida de firmas en contra del parque a través de varias mesas instaladas en la localidad. La Policía Local desmanteló horas después estos puntos porque carecían del permiso oportuno. Esta licencia había sido denegado por el Consistorio por problemas de forma. La próxima acción programada es una manifestación el 22 de agosto, sábado, en la que los opositores buscarán la participación de residentes y turistas.

Rafael Ruiz explicó ayer que la plataforma está constituida por 23 asociaciones, colectivos vecinales y grupos políticos, aunque no precisó el nombre de estos grupos alegando que "hay quiénes no quieren verse señalados en contra del Ayuntamiento". Entre ellos sí ocupa un papel destacado y publico el vecino Consistorio de Rota (Roteños Unidos y PP), que ayer volvió a remitir un comunicado de prensa alertando de la "repercusión negativa" de los aerogeneradores en la costa gaditana.

El alcalde de Chipiona, Manuel García (PSOE), denuncia que la plataforma está "politizada al 100%" y alentada por la oposición municipal (PP, IU y PA), que sólo busca "hacer daño al equipo de Gobierno". "No es una convocatoria contra el proyecto, sino contra el alcalde", recalca: "Hay quien parte de un 'no' sin contemplaciones, de forma intransigente, distorsionando la realidad, sin esperar a los estudios que se están haciendo, y con una campaña de desinformación incluso entre los turistas en la que se llega a decir que los parques provocan cáncer, leucemia y otras barbaridades".

Mientras, Grupo Magtel, al frente de un proyecto con más de 2.500 millones de euros de inversión, continúa sus investigaciones con la Universidad y pide "relajación" para definir primero el proyecto y poder debatir, después, sobre una base "sólida, científica y razonable".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios