"Una empresa privada cerraría hoteles donde nosotros los mantenemos"

  • Juan Carlos Vargas afronta la misión de reflotar la deficitaria sociedad turística de la Diputación con tres líneas de trabajo: rediseñar la comercialización, mejorar las instalaciones y apostar por el personal

Comentarios 5

-¿Conocía los hoteles de Tugasa antes de aspirar a la gerencia?

-Llevo unos 15 años viniendo a Cádiz cuatro o cinco veces al año y conocía algunos de los establecimientos. Cuando apareció esta oferta en el mercado, fui uno por uno para conocer su estructura, su ubicación, sus habitaciones.

-¿Qué impresión se llevó de los hoteles? Como cliente.

-Tengo una visión algo desvirtuada de los hoteles. Soy muy exigente porque los he visto desde dentro durante muchos años y eso te quita la visión de cliente normal. Fuera de ese grado de excesiva exigencia, me di cuenta de que el personal si está muy volcado en el cliente, de que los hoteles están en sitios espectaculares, y de que a algunos de ellos les hace falta un repaso.

-En el proceso de selección fueron determinantes las propuestas de planes de gestión de la red. ¿Qué puntos expuso usted?

-Considero que nos hace falta desarrollar tres vías, pero al unísono. La primera sería comercializar el producto. Tenemos un producto muy bueno, con privilegiadas localizaciones, y hay que comercializarlos. Hay que salir a todos los canales posibles: touroperadores generalistas y especializados, nichos grandes y pequeños, comercializadores de internet (esta mañana he tenido una entrevista con uno)... Hay que vender los hoteles dentro de la provincia y fuera, y conocer mejor a nuestro cliente, que es lo que hemos empezado a hacer. Otra vía de trabajo es la remodelación de los establecimientos para darles una nueva frescura. Y otra es la formación del personal. Estoy obsesionado con la satisfacción del cliente. Hay que conseguir que el visitante se sienta realmente cómodo en Tugasa y quiera repetir.

-¿En qué estado se ha encontrado la comercialización de la red? Le traslado algunas quejas de los usuarios: una web obsoleta que no permite hacer reservas, o tarifas fijas durante todo el año.

-Con absoluto respeto de la trayectoria de Tugasa, es cierto que la comercialización no estaba tratada con todo el cariño que es necesario. La web no es la que considero adecuada para el desarrollo de la empresa y ya está en remodelación. Tiene que ser práctica, proactiva, que permita al cliente recibir toda la información del producto que va a recibir con claridad y transparencia. Después, cuando llegue al establecimiento, el extra humano lo aportamos nosotros. Los hoteles estarán clasificados por categorías, y cada uno de ellos se vinculará a la oferta complementaria del pueblo en el que está ubicado: senderismo, piragüismo, cultura... Pediremos ayuda a los ayuntamientos para eso. Es nuestra línea de trabajo, poder activar la economía de los sitios en los que estamos ubicados. Para eso se creó Tugasa.

-¿Habrá nuevos precios?

-Las políticas de precios están un poco paradas. No quiero tomar decisiones hasta que pueda entrevistarme con todos los directores para que ellos me den su opinión. Me llama la atención que tengamos una única temporada inamovible. Lo que es cierto es que aunque somos una cadena, debemos potenciar y respetar la personalidad de cada hotel, también en lo que se refiere a la política de precios. Por ejemplo, podremos sacar ofertas para la red, pero también para cada negocio en particular. No sólo ofertas, sino también paquetes que atraigan al cliente.

-¿En qué hoteles se van a realizar mejoras?

-En todos. Ahora estoy visitando los edificios para saber donde están el primer enchufe y el último interruptor, y buscando las mejores sinergias con el personal. Miraremos reformas prioritarias en cada lugar, en estructura, mobiliario, equipamiento, nuevas tecnologías y ahorro energético.

-¿Está adecuada la plantilla a las necesidades de la red?

-Por las características especiales de los hoteles, sería difícil gestionarlos con menos personal. Los alrededor de 170 trabajadores que hay ahora están aguantando la estructura de la cadena para que funcione. A raíz de que vayamos mejorando la comercialización, crearemos más empleo. He notado a los profesionales con los que he hablado muy ilusionados con la nueva etapa. Con muchas ganas. Es fundamental que ellos estén satisfechos y puedan hacer su trabajo adecuadamente.

-Tugasa tiene un déficit anual de dos millones de euros. ¿No son excesivas estas pérdidas para un negocio turístico en Cádiz?

-Nuestra primera prioridad es que la aportación pública sea la mínima posible, hasta el punto cero, y con mucho éxito, hasta alcanzar beneficios. Un euro siempre es demasiada aportación para una empresa, porque no es autónoma, pero hay que tener perspectiva sobre lo que es Tugasa, el trabajo de avanzadilla turística que ha hecho en los pueblos, y el impulso económico que se ha dado a las poblaciones, algo que es difícilmente cuantificable en euros.

-¿Ha concretado objetivos económicos para la empresa pública con Diputación?

-Vamos a hacer un plan estratégico que se presentará en octubre, anual y bianual.

-¿Tugasa puede ser rentable?

-La línea es que lo sea, y ahí va a estar el esfuerzo, no en uno ni dos años, pero sí reducir al máximo la aportación de Diputación llevando la experiencia de la comercialización privada a estos hoteles. De todas formas no podemos analizar por separado la rentabilidad empresarial de la rentabilidad social. Una empresa privada cerraría hoteles donde nosotros los mantenemos. Si sólo pensáramos en resultados, no tendríamos hoteles donde los tenemos, ni las condiciones laborales con las que trabajamos; cerraríamos y dejaríamos a muchos poblaciones sin posibilidades de lograr un desarrollo turístico.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios