Isidoro gambín. alcalde de arcos

"Lo fácil sería presentar mi dimisión pero no me dejaré vencer por esto"

  • El alcalde recibe multas coercitivas que tiene que abonar de su bolsillo por el impago a proveedores

  • Espera que la Justicia lo escuche porque tiene 40 requerimientos heredados

El alcalde socialista de Arcos, Isidoro Gambín. Posando para una entrevista El alcalde socialista de Arcos, Isidoro Gambín. Posando para una entrevista

El alcalde socialista de Arcos, Isidoro Gambín. Posando para una entrevista / Ramón Aguilar

-La Justicia lo ha condenado a pagar de su propio bolsillo multas de 500 euros al mes hasta que el Ayuntamiento pague a un proveedor deudas de hace 20 años, ¿duele cuando se lleva dos años como alcalde y no tiene nada que ver con esa gestión?

-Es un hecho desproporcionado aunque sea justo judicialmente. Es una deuda de 1997 porque el gobierno del PP de entonces expropió una parcela de un particular y éste, con todo el derecho del mundo, ha buscado que se haga Justicia porque no fue indemnizado. Había que abonarle más de 600.000 euros que reclamaba. En 2015, cuando tomé posesión, tenía sobre la mesa esa sentencia firme y al poco tiempo pagué esa cantidad a través de unos fondos de ordenación que solicitamos al Gobierno central. Por lo tanto, hemos cumplido, pero ahora también se nos requiere el pago de los intereses, unos 150.000 euros. El juez nos ha dado un plazo pero hemos contestado que necesitamos más tiempo para hacer efectivo este pago. Estamos dispuestos a pedir un préstamo para hacer frente a esa liquidación de intereses. Pero esa respuesta no ha sido entendida por la Justicia, que habla de una desobediencia por mi parte y por la de mi delegada de Hacienda y nos ha sancionado con esas multas. Si el juez no nos responde, la semana que viene las tendremos que pagar.

-¿Qué dice la familia cuando a uno le tocan su patrimonio?

-Mi familia no lo entiende. Y tampoco lo entiende nadie porque hemos sido los únicos que en 20 años hemos dado una respuesta a este proveedor. Es lícito reclamar los intereses, pero nosotros tenemos un gran problema. Hemos recibido una herencia millonaria de deudas de anteriores gobiernos municipales. No sólo tengo esta multa que ya es efectiva, es que tengo 40 requerimientos judiciales por deudas a proveedores.

-¿Y eso no le hace dimitir de inmediato? ¿Es que le pueden venir más multas coercitivas y las tendrá que pagar de su sueldo?

-Lo más fácil es presentar la dimisión. Pero no me voy a dejar vencer tan fácilmente. Lo que estoy haciendo es luchar para cambiar este fallo y estoy planteando todos los recursos de Derecho que me permite la ley y estoy esperando a la resolución de los mismos. Es evidente que no puedo aguantar multas de 40 requerimientos (de deudas que suman 4 ó 5 millones). El Ayuntamiento está haciendo un esfuerzo extraordinario y está pagando. Mi esperanza pasa por que el Gobierno central nos conceda un préstamo y que nos podamos quitar de encima a estos proveedores que están reclamando sus derechos. Pero para mí es una situación muy desagradable que me aboca personalmente a un añadido y que me pone una traba a la gestión diaria en este Ayuntamiento, que ya de por sí es bastante sacrificada.

-El Ayuntamiento no puede pagar los intereses que le reclama ese particular. Está pendiente de que el juez resuelva el recurso que ha presentado para parar las multas que le llegarán de esa deuda por la expropiación. Ha dicho que no le sobra el dinero, ¿ y si la Justicia no le da la razón?, ¿a quién le va a pedir ayuda?

-Estoy intentando que mi partido (PSOE) me eche una mano. Ha puesto a mi disposición su asesoría jurídica a nivel provincial para que me ayude. Y también tendré que solicitar una ayuda económica al partido. No sé si a través del grupo municipal para ver si se puede hacer cargo de estas multas. El problema son los otros 40 requerimientos, que atendemos en la medida de nuestras posibilidades y hemos dicho al juez que estamos tramitando otras acciones administrativas para conseguir las cantidades para hacer frente a esas deudas. Espero que con estas contestaciones se paralicen estos requerimientos personales contra mí y mi delegada de Hacienda.

-Si esos 40 requerimientos terminan al final en sanciones personales, el panorama que se le puede plantear se augura muy negro

-El panorama desembocaría irremediablemente en la dimisión porque sería la última vía para quitarme esa carga.

-Es llamativo que los tres últimos alcaldes de Arcos hayan recibido multas personales por impagos

-Arcos es un Ayuntamiento endeudado. Aquí ha habido una gestión nefasta y ahora se está poniendo seriedad y responsabilidad con medidas, incluso, impopulares. Es lo que hay cuando tenemos una deuda millonaria.

-¿Qué situación se puede abrir con las multas personales por las deudas en este Ayuntamiento?, ¿se pensarán futuros alcaldables lo de presentarse como candidatos?

-Me da pena la actitud de la oposición que sale todas las semanas criticando a este gobierno local. Pero no he escuchado a ningún líder de la oposición diciendo que a esto hay que ir de la mano para solucionarlo, diciendo que es un problema de todos. Mi gobierno se encuentra solo ante ello y vamos a intentar solucionarlo para que un futuro ningún candidato a alcalde tenga este problema.

-Se le acusa de cierto victimismo en la gestión municipal, de que se escuda en que no puede hacer nada porque la herencia recibida es una losa.

-El anterior gobierno de PP-AIPro fue el peor que ha pasado por esta ciudad. Un bipartito que ha despilfarrado el dinero público, que ha llevado al Ayuntamiento a la máxima deuda y que estamos pagando esas consecuencias. Ahora hay un equipo serio que está mirando por el dinero, que está gestionando dentro de las limitaciones que le han dejado. Ellos son los máximos responsables de la situación de esta ciudad.

-¿A qué le ha dado tiempo en estos dos años de alcalde?

-Venimos de una situación caótica en la que nos hemos encontrado con un embargo de los ingresos del Estado de 620.000 euros mensuales, que antes los percibía el anterior equipo y que este Ayuntamiento no los tiene ahora. Con la mitad de ingresos tenemos que hacer funcionar esta ciudad y lo estamos consiguiendo. Nos encontramos con una nómina de un 1,4 millones de euros y ahora está en 700.00 euros. Hemos eliminado productividades, las obras grandes están subvencionadas, atendemos a las de mantenimiento o de urgencias. Y, sobre todo, miramos por el dinero público para que esta ciudad pueda resolver este panorama.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios