Dos heridos por caídas en el Toro del Aleluya

  • Uno de ellos sufrió una lesión con fractura de hombro y otro se rompió la tibia al golpearse contra las vallas de protección. 

  • Ambos fueron trasladados al hospital de Jerez

'Portero' embiste la barrera de Romero Gago. 'Portero' embiste la barrera de Romero Gago.

'Portero' embiste la barrera de Romero Gago. / Ramón Aguilar

Arcos celebró este domingo el Toro del Aleluya, un festejo que se saldó con dos heridos que tuvieron que ser evacuados al hospital de Jerez para recibir asistencia sanitaria a causa de distintas caídas mientras uno de los astados estaba en la calle. Uno de los heridos sufrió una lesión con fractura de hombro y el otro hombre se rompió la tibia al resbalar y dar contra las vallas de protección, que requeriría posiblemente intervención quirúrgica. Al margen de esto, hubo choques y contusiones de corredores pero ninguna persona fue corneada por asta en el festejo de Arcos.

La jornada arrancó con unas temperaturas más que primaverales, que motivaron la presencia de cientos de vecinos y visitantes en la localidad para ser testigos del Toro del Aleluya, la fiesta que tradicionalmente despide la Semana Santa arcense. Para velar por el desarrollo de la misma, el Ayuntamiento coordinó un dispositivo integrado por más de 80 personas, entre servicios sanitarios de Socoservis, Policía Local, Guardia Civil, Protección Local, entre otros. Como hace cinco años, la empresa Ruedos del Sur fue la encargada de la instalación del vallado y prestar la asistencia durante la sueltas para cumplir con las normas que rigen este evento taurino.

La primera suelta arrancó sobre las doce de la mañana cuando asomó el primer morlaco, de pelo negro, de la ganadería Domínguez Camacho, que salió de su cajón instalado en la calle Gomeles para permanecer en el trazado una hora. Minutos después cuando corría su trazado, el astado embistió contra una de las vallas de seguridad que se instalan en la calle Romero Gago, provocando un buen susto y caídas sin consecuencia de espectadores que estaban encaramados a este montaje, mirando el espectáculo. Algunos testigos aseguraron que este morlaco dio menos ‘juego’ que el siguiente, el que salió de su cajón a las tres de la tarde desde la calle Corredera y que mandó a dos personas al hospital de Jerez por caídas durante el trayecto. Se trataba de un toro de la ganadería de Jesús Janeiro Bazán y de nombre Almancito.

La primera asistencia médica que recibieron las dos personas heridas de este segundo astado se las proporcionó la firma Socoservis, que operó en el Toro del Aleluya gracias a una concesión con el Ayuntamiento de Arcos. El dispositivo sanitario contó con 16 personas, entre cirujanos, médicos, traumatólogos, entre otros, y la cobertura de un hospital de campaña en el colegio de La Salle, con quirófano incluido.

Por lo demás, las calles del centro de Arcos se convirtieron en una fiesta, donde muchos aprovecharon para refrescarse el gaznate y continuar la marcha. Hay que recodar que el Toro del Aleluya sustituye a la procesión del Domingo de Resurrección en la localidad, que es emplazada al próximo día 23 y se conoce como Domingo in Albis.

En Benamahoma, el Toro de Cuerda se celebró con la suelta de dos astados enmaromados. Uno, de nombre Planchado y de la ganadería Gonzalo de Orite, salío a las doce y media de la mañana. El segundo toro se corrió en la calle, a partir de las seis y media de la tarde. Ambos astados recorrieron las vías Nacimiento, Real y Marqués de Estella.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios