Diez heridos en una reyerta en la zona de movida juvenil de Ubrique

  • Grupos de jóvenes de varias localidades de la Sierra se enzarzaron y arrojaron vasos · Uno resultó herido grave al ser golpeado con un bate de béisbol y cuatro leves al ser arrollados por un coche

Comentarios 1

La zona en la que se concentra la movida juvenil en Ubrique, en las inmediaciones de la Plaza de Toros, se transformó la madrugada de ayer en escenario de una auténtica batalla campal entre grupos de jóvenes que se saldó con diez heridos. El más grave de todos, un chico de Villamartín, fue apaleado con un bate de béisbol, que le dio de lleno en un riñón. De momento, no se han practicado detenciones.

Los hechos ocurrieron sobre las cuatro de la mañana en la zona conocida de Hipersol y sus alrededores, donde hay bares y se celebran botellones cada fin de semana. En concreto, la bronca de ayer se registró en las inmediaciones de la puerta de sol de la plaza de toros ubriqueña.

Cuatro de los heridos, que tienen contusiones leves, fueron atropellados por un vehículo, marca Seat León, cuando su conductor intentaba escapar de la zona tras fracturarle los cristales al turismo otros jóvenes. El resto de jóvenes padecen cortes en diferentes partes del cuerpo producidas, en su mayoría, por la rotura de vasos y botellas.

La pelea tumultuosa se fraguó, al parecer, entre varios grupos de congregados de distintos pueblos que se bronquearon, empujaron y se pegaron, lanzando por los aires objetos de cristal, que impactaron en los presentes.

El altercado precisó de inmediato la intervención de la Guardia Civil y la Policía Local, cuyos agentes no precisaron emplear la fuerza para disolver a los que allí se encontraban.

La Guardia Civil trabajó a fondo durante toda la jornada de ayer para señalar a los posibles autores de la pelea y tener pistas sobre el individuo que golpeó a la víctima más grave con el bate de béisbol. Al parecer, el conductor del coche que en su huida arrolló a cuatro jóvenes podría ser vecino de Villamartín. Al cierre de esta edición, no se habían practicado detenciones.

Durante la mañana de ayer, heridos y testigos de los hechos prestaron declaración en el Juzgado de Ubrique, que tiene abiertas diligencias para esclarecer el suceso.

Los heridos, cuyas edades oscilan entre los 18 y 30 años, son vecinos de Villamartín, El Bosque, Algodonales, Ubrique y Ronda. El de mayor gravedad es Francisco Javier P. D., vecino de Villamartín, que recibió golpes en la espalda con el bate, que le alcanzó los riñones. Ante la gravedad de las contusiones tuvo que ser evacuado hasta el hospital comarcal Nuestra Señora de las Montañas. No obstante, durante la jornada de ayer su estado evolucionó de forma muy favorable, no descartándose que a últimas horas de la tarde recibiera el alta médica.

Uno de los cuatro chicos al que se le echó encima el coche en su huida, tuvo que ser también trasladado hasta el hospital para que los facultativos valoraran su zona craneal. Se trata de Rubén M.R., de Algodonales, que no registraba peligro pese a la embestida. Como consecuencia del atropello, Manuel A.R., de Ubrique, sufrió contusiones leves. En el escenario estuvo presente Cristóbal M.B, también de Algodonales.

Hay tres chicas heridas leves que precisaron atención sanitaria por parte del centro ubriqueño. Son Margarita J., de la localidad de El Bosque, que recibió el impacto de un objeto en la cabeza; Ana F.C, que fue alcanzada por un vaso, que le produjo cortes en un brazo, y Brenda G.M, también con impacto de un vaso de cristal en la cabeza. Estas jóvenes proceden de la localidad malagueña de Ronda. Los otros heridos, con pronóstico leve, proceden de Villamartín y son Diego G.G, que presenta un pinchazo en un costado producida por un vaso roto y Manuel J.H., con cortes en una mano.

La Guardia Civil sospecha que podría haber otros dos jóvenes más que resultaron contusionados que no han querido ser relacionados con el altercado.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios