Los hoteleros gaditanos afrontan "la peor Semana Santa que se recuerda"

  • Los empresarios admiten que las reservas están "entre 15 y 20 puntos" por debajo de las del año pasado por la debilidad del turismo nacional · Cinco grandes hoteles de la Costa de la Luz, tres de ellos del Novo, no abrirán hasta después de la fiestas

Si el puente de Semana Santa es el primer ensayo de la temporada turística, 2012 empieza a perfilarse como un año para soportar el chaparrón de la crisis y pasar página del calendario en la Costa de la Luz. Los hoteleros de la provincia son pesimistas con respecto a la llegada de viajeros durante los próximos días. El turismo nacional no reacciona, el tiempo no ayuda y no se espera un impulso a las cuentas procedente de las reservas de última hora. El presidente de la asociación provincial de hoteleros (un centenar de asociados), Stefaan De Clerk, corroboró el viernes estas previsiones: "Es la peor Semana Santa que se recuerda", admitió.

Las estadísticas de la patronal de hostelería Horeca, que se elaboran realizando encuestas telefónicas a un grupo de empresarios, señalan que la provincia registrará una ocupación del 60% entre el 1 y el 4 de abril, cinco puntos menos que en la festividad del año pasado, mientras que la tasa se situará en el 71% entre el 5 y el 8 de abril, seis puntos menos que en 2011. El presidente de los hoteleros, que es consejero delegado de Hoteles Andaluces con Encanto (1.150 plazas repartidas entre Rota, Jerez y Los Barrios), sostiene que la realidad, a pie de recepción, "puede ser bastante peor que esas cifras medias que han ofrecido las encuestas".

De Clerck expuso como ejemplo la situación de los hoteles de su empresa con datos del lunes de esta semana: los dos negocios de Jerez alcanzan una ocupación media del 45% en el primer tramo de la semana y de un 60%, en el segundo, para el que Horeca ofrece una previsión del 84%. Los de Rota se sitúan en torno al 50% de media durante la semana, algo mejor en el caso del Duque de Nájera, un hotel con muchos visitantes extranjeros y una clientela fiel. "Estamos 15 o 20 puntos por debajo del año pasado", aseguró el consejero delegado de Hace.

Las expectativas se confirman en Chiclana, el primer destino turístico de la Costa de la Luz, donde la festividad nacional suele ofrecer los primeros llenos del año. Pese a que los datos de Horeca apuntan al mantenimiento de las reservas con respecto a 2011, cuando la provincia registró un buen prólogo de la temporada con ocupaciones medias superiores al 80%, los hoteleros arrojan previsiones mucho más negativas para la próxima semana.

Tres hoteles del Novo no abrirán sus puertas durante las fiestas. El apartahotel Sol Sancti Petri (296 habitaciones), Barceló Sancti Petri (195) y del hotel Playa La Barrosa (264), de la cadena Hipotels, se mantendrán cerrados en Semana Santa ante las escasas perspectivas de negocio. El año pasado, el trabajo empezó en los tres antes de las fiestas.

El Playa La Barrosa forma parte del complejo de cuatro hoteles de Hipotels en el Novo (suman casi 1.250 habitaciones, 2.500 plazas). El director comercial de la compañía, Dusan Ocepek, explicó que no tiene sentido abrir este hotel si no está garantizada la ocupación de los demás. "Las previsiones son mucho peores que otros años", asevera Ocepek, que sitúa la ocupación media de la cadena en torno al 60% en fechas que, durante años de bonanza, marcaban registros por encima del 90%.

Coincide en el análisis José Luis Roy, director comercial de Meliá Sancti Petri (225 habitaciones): "Es la peor Semana Santa que yo recuerdo en la zona. Hasta hace diez días las ocupaciones más o menos estaban en la línea del último año, pero las previsiones de lluvias han parado las ventas. Estamos en torno al 60% los días principales y esperamos subir hasta un 65 o 70% con las reservas de última hora", apunta.

Alberto Oneto, director del apartahotel Tartessus (272 habitaciones), que abrió el viernes para intentar aprovechar las fiestas, también lamenta la "pésima" ocupación prevista, de alrededor del 50%. "Es lo peor que recuerdo desde que abrimos en 2005, la paralización que sufre el mercado es inaudita", subraya el empresario.

La escasez de la demanda tiene como consecuencia una caída de los precios en un destino que se sitúa entre los más caros del país, tal y como constata cada año la agrupación de las principales empresas turísticas del país Exceltur. Los hoteleros gaditanos admiten la proliferación de ofertas, pero son reacios a ofrecer cifras. Sí lo hace el responsable del apartahotel Tartessus, que señala que tres noches en el alojamiento durante al Semana Santa tienen una tarifa de venta al público de unos de 350 euros, lo que representan "un 30% o 40% menos que antes de 2008", cuando empezó la crisis.

Una búsqueda en el portal de reservas Booking.com corrobora que los precios para pasar las tres noches del puente de Semana Santa en un hotel de cuatro estrellas de Chiclana, Conil y Costa Ballena, los tres principales destinos costeros de Cádiz, se sitúan entre los 350 y los 380 euros.

Los hoteleros señalan a la crisis económica del país como el principal lastre para la Semana Santa y la temporada turística que arranca. El director comercial de Hipotels avanza que los touroperadores alemanes están llenando los aviones con destino a Jerez de marzo y abril, pero recuerda que no es un volumen de viajeros suficiente como para dar actividad a las 20.000 plazas de la costa. "Hay más demanda que oferta de plazas a Jerez en Alemania, pero los aviones que tenemos son los que hay. El sector depende del mercado nacional, y si este no remonta, poco podemos hacer".

El presidente de los hoteleros gaditanos cree que las recientes elecciones, la jornada de huelga y las malas previsiones meteorológicas también se han convertido en un obstáculo para la llegada de viajeros, aunque subraya que la crisis y la alta tasa de paro son los dos factores que están condicionando al sector. La temporada solo arroja incertidumbres.

65%

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios