La industria sale al rescate de los parados de la construcción

  • El desempleo creció sólo un 0,2% en la provincia en febrero, la menor subida andaluza gracias a que la desocupación industrial se recortó en casi 1.500 personas

Comentarios 1

El mes de febrero dejó dos noticias en el plano laboral, una buena y otra mala. La mala es que la construcción volvió a registrar una oleada de nuevos parados, 1.200 más en sólo un mes, pero la buena es que comienzan a surtir los primeros efectos de la reindustrialización a tenor de la enorme reducción de casi 1.500 desempleados que experimentó el sector durante febrero -aunque la comparativa interanual sigue siendo negativa-.

Este golpe de efecto evitó que la provincia volviera a enfrentarse otra vez a una fuerte subida del paro e hizo que se registrara un incremento de sólo el 0,2% respecto a enero (227 desocupados más), según los datos facilitados ayer por el Inem. Este repunte fue el más bajo de Andalucía, sólo mejorado por Huelva -la única provincia donde descendió el paro-, y colocó el censo de activos sin trabajo en los 113.497. Un nivel que, sin embargo, supera en casi 8.800 personas al que había el año pasado en estas mismas fechas y vuelve a representar un récord de parados en este siglo.

Volviendo a los sectores, sólo los mencionados de industria y construcción registraron notables movimientos en la comparativa mensual. Tampoco servicios vario, un sector que en los últimos años había sido clave, tanto por mejorar como por empeorar, en un mes que normalmente tiene pocas alteraciones laborales. Pero este año es atípico por la desaceleración de la economía y el descenso del negocio del ladrillo. Baste una comparación: en solamente un año, los desocupados de esta actividad en la provincia han aumentado en 5.137 personas, un 38,4%, y una quinta parte del total, 18.519, tienen su domicilio en Jerez. Pese a este gran impacto que tiene el mundo inmobiliario, la localidad jerezana logró aguantar el tirón durante febrero y aunque el número de desocupados en este sector volvió a subir en 200 personas, la industria, al igual que en el conjunto de Cádiz, compensó con sus buenos resultados la caída de la construcción.

En cambio, no ocurrió lo mismo en Chiclana, municipio con muy poco peso industrial y mucha dependencia del sector terciario y del ladrillo. El desempleo subió un 2,1%, la mayor alza entre los grandes municipios de la provincia junto a la de Arcos. Una realidad muy diferente a la de Puerto Real, donde la bajada fue espectacular, un 11,9%, precisamente por el salto industrial propiciado por la buena carga de trabajo de los astilleros, de Dragados Offshore y de las primeras empresas llegadas con el plan gubernamental específico para reactivar la Bahía. También Cádiz tuvo una evolución positiva porque redujo su población parada en 358 personas, un 3,1% por debajo de las que había en enero, y 512 (un 4,3%) menos que hace un año.

En la distribución por sexos, las mujeres fueron esta vez las que se llevaron la mejor parte porque mientras que el desempleo se elevó entre los hombres un 0,5%, entre las mujeres disminuyó, proporcionalmente, casi un 0,7% gracias a que en el balance de contrataciones hubo 451 trabajadoras más que encontraron empleo frente a las que lo perdieron.

En su valoración, los sindicatos llamaron la atención sobre los efectos de la pérdida de actividad inmobiliaria pero valoraron el "importante repunte industrial", según calificó CC OO, que insistió en la necesidad de que la provincia afronte una "diversificación industrial que cambie el sistema productivo".

Desde UGT, también se "felicitaron" por este buen registro, pero reclamaron la puesta en marcha "cuanto antes" del Plan Andaluz por la Vivienda porque entienden que "el fomento de la vivienda pública es la solución al paro en la construcción".

Más información en página 45

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios