Los jesuitas abren su patrimonio

  • Coincidiendo con el 250 aniversario de la expulsión de la Compañía de Jesús, la orden inaugura un museo de arte religioso y reforma sus instalaciones

  • Continúa el encuentro conmemorativo

El congreso internacional que se celebra en el edificio San Luis con motivo del 250 aniversario de la expulsión de los jesuitas por el rey Carlos III, no sólo está siendo un gran foro para que decenas de expertos puedan debatir sobre uno de los momentos más difíciles vividos por la Compañía de Jesús a lo largo de su historia. La conmemoración ha traspasado también los muros del antiguo colegio de San Luis Gonzaga y ha servido para dar a conocer y poner en valor el valioso patrimonio de la Compañía de Jesús, abriendo dicho patrimonio a la ciudad y a las visitas turísticas y culturales.

Este pasado lunes, coincidiendo con el primer día de celebración de dicho Congreso Internacional Conmemorativo, se inauguró de forma oficial el nuevo museo de arte religioso abierto por los jesuitas en una sala anexa a la iglesia de San Francisco, situado junto a uno de los patios del templo, en una de sus salas parroquiales.

En el museo están expuestos objetos litúrgicos y artísticos de toda AndalucíaLos accesos a la iglesia se han adaptado para hacerlos accesibles en silla de ruedas

En el museo han quedado expuestas numerosas piezas religiosas, procedentes de la propia comunidad de jesuitas de El Puerto, de la parroquia de San Francisco y de toda la antigua provincia Bética, diferentes comunidades de la Compañía que han cedido ornamentos litúrgicos y otros objetos artísticos que forman parte de la exposición permanente.

La exposición es un recorrido por la historia de la evangelización llevada a cabo por la Compañía de Jesús a través de sus objetos litúrgicos y también por el patrimonio que atesoraba el antiguo colegio de San Luis Gonzaga. El Museo se abrió en julio, coincidiendo con la festividad del fundador de la Compañía, San Ignacio de Loyola, aunque la inauguración oficial se celebró anteanoche, con la asistencia de las personas participantes en el Congreso Internacional sobre la expulsión de la Compañía.

Coincidiendo con la apertura de este nuevo museo, que se puede visitar de lunes a sábado, de 10:00 a 13:00 horas y mediante visitas concertadas en grupo, la parroquia de San Francisco ha reformado el patio de entrada principal al edificio, al que se accede por la calle San Francisco, y que ha sido adaptado para hacerlo totalmente accesible, eliminando los escalones que había a la entrada y poniendo el suelo al mismo nivel, con lo que la iglesia es fácilmente accesible en silla de ruedas y para personas con dificultades de movilidad. Además de este patio, se ha adaptado con dicha reforma el patio de la entrada principal del templo, que ha sido igualmente nivelado, construyéndose rampas de acceso que facilitarán la entrada de grupos turísticos, con lo que tanto el acceso al histórico templo como a la exposición litúrgica es sencillo. Con la reforma de estas instalaciones parroquiales, culmina el proceso de apertura iniciado por los jesuitas hace algunos años, cuando decidieron demoler la vieja tapia del patio y sustituirla por una reja que deja ver el interior del jardín de entrada, con lo que ha cambiado por completo la imagen del lugar, antes cerrado y ahora visible y accesible para todos.

Como parte de los atractivos culturales y religiosos recogidos en la visita, además del museo de arte religioso, se puede contemplar el retablo de la Iglesia de San Francisco, un templo que perteneció al antiguo convento que hubo antes de construirse el colegio de la Compañía de Jesús. El retablo barroco está considerado un prodigio de talla y decoración, y cuenta con una iconografía muy valorada, relacionada con los orígenes de la Compañía de Jesús.

Se trata sin duda de un retablo que no resultará ajeno a los participantes en el congreso internacional que se celebra en el salón de actos del edificio San Luis, muchos de los cuales son expertos y miembros de la propia Compañía de Jesús procedentes de países Iberoamericanos, donde la huella dejada por los jesuitas fue y sigue siendo muy importante.

El congreso entra hoy en su jornada más lúdica, con la celebración de un almuerzo en la viña La Torre de los hermanos Galán y un posterior paseo en barco por el contorno de la Bahía de Cádiz, en el que los participantes conocerán aquellos lugares que jugaron algún papel en la expulsión de la Compañía de Jesús, un episodio que quizás se pueda considerar el primer gran destierro global de la Historia Moderna.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios