La ministra Aído dedica a las alcalaínas el pregón de su feria

  • La titular del Ministerio de Igualdad brindó sus palabras "a las trabajadoras y a las paradas" y se pronunció "contra todos aquellos que siempre creen llevar la razón"

Comentarios 1

Bibiana Aído volvió ayer a la feria de su pueblo natal como ministra de Igualdad, la primera y la única que, al menos hasta el momento, ha visto la luz en Alcalá de Los Gazules, a pronunciar un pregón en femenino y plural dedicado a todas las mujeres de su pueblo. Un pregón para las trabajadoras y las paradas; las casadas, las solteras y las viudas; las madres y las que no lo son. Fue una intervención ante un escogido público de unas 150 personas en la que hizo mención a los hombres ilustres que nacieron o mantienen estrechos lazos con la localidad -como el filósofo Antonio Millán Puelles, el desaparecido diputado socialista Alfonso Perales y el cantante Alejandro Sanz, entre otros-, pero también a las mujeres de su tierra. En especial, "a María Ulloa, La partera de Utrera, que, sin ser de aquí, ayudó a venir al mundo a tres generaciones de alcalaínos". Eso sí, tuvo un toque de atención contra aquellos que, "desde el absolutismo, siempre creen llevar la razón todo el tiempo" y otro de pasión por la Patrona, la Virgen de los Santos, "que seas creyente o no, Alejandro, esa no me la toca a mi nadie".

La ministra llegó a su pueblo en torno a las 20:00 horas acompañada de su padre, Francisco Aído -director del Gabinete de Presidencia de la Diputación de Cádiz y primer alcalde democrático de la localidad- y del subdelegado del Gobierno en la provincia, Sebastián Saucedo, en medio de un amplio dispositivo de seguridad. Al acto se sumaron el consejero de Gobernación de la Junta de Andalucía, el también alcalaíno Luis Pizarro, y el presidente de la Institución provincial, alcalde de la vecina Benalup y secretario general de los socialistas gaditanos, Francisco González Cabaña, entre otros muchos cargos políticos provinciales y andaluces y representantes de la Guardia Civil y de la Iglesia.

En torno a las 20:30 horas, la ministra Aído fue recibida en el Ayuntamiento por la Corporación Municipal encabezada por el alcalde socialista Arsenio Cordero y, antes en la puerta, por decenas de personas. En su camino hasta la Casa Consistorial no paró de saludar a los convecinos que se le acercaban. Allí firmó en el Libro de Honor de la ciudad y conoció a las jóvenes y niñas que poco después serían proclamadas Romera mayor y Romeras infantiles y juveniles. Acto seguido, la comitiva partió hacia el parque Féliz Rodrígurez de la Fuente, acompañada de la Banda de Música de Nuestro Padre Jesús Nazareno. Además de las autoridades, en los alrededores la esperaban unas 700 personas.

Vestida con un elegante vestido rojo con lunares, Bibiana Aído confesó que, además de como ministra, volvía a su pueblo como la niña y la muchacha a la que le gustaba "hacer cola en el puesto de azúcar, pasar miedo en el tren de la bruja y tomarse una copa en la discoteca". Al cierre de esta información, Bibiana Aído, la alcalaína que llegó a ser ministra, cortaba la cinta inaugural del recinto ferial de su pueblo.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios