Rota

El 'Juan Carlos I' muestra su nivel en el estreno de Cospedal

  • La nueva ministra realiza su primera visita al mayor buque de la Armada, con base en Rota, y a la provincia. "No es fácil mantener este adiestramiento", dice a la dotación

Comentarios 0

La ministra de Defensa, María Dolores de Cospedal, se subió ayer al buque Juan Carlos I y navegó por aguas de la Bahía de Cádiz. Fue una visita "de conocimiento", tal como ella misma la calificó, porque además de ser su primera visita al buque, era la primera a una unidad de la Armada fuera de una misión y la primera a la provincia gaditana como responsable de la tarea que le fue encomendada hace unos dos meses por Mariano Rajoy. Quizás por ser el día de su estreno en la que es la nave más grande y con más capacidades de la Armada, la ministra se veía entusiasmada, atenta a todas la explicaciones y saludando a cada uno de los miembros de la tripulación que se iba encontrando en su recorrido. "No es fácil mantener este nivel de adiestramiento", dijo Cospedal a las casi 300 personas que forman la dotación del Juan Carlos I, que aprovechó la ocasión para hacer valer sus capacidades con una demostración aeronaval de sus múltiples funciones.

La nueva responsable de la cartera de Defensa llegó poco antes de la once de la mañana en helicóptero al barco, que navegaba desde hacía un par de horas antes, cuando partió de la Base Naval de Rota. No se encontraba demasiado lejos de su lugar de atraque, la costa gaditana era visible. Tras un pequeño recorrido, Cospedal subió al puente de mando acompañada por los máximos responsables de la Armada y la Flota -el almirante jefe de Estado Mayor de la Armada, almirante general Jaime Muñoz-Delgado, y el Almirante de la Flota, Juan Rodríguez Garat-, el subsecreatrio de Defensa, Arturo Romaní, y otros representantes. Desde allí pudo comprobar qué tiene de especial este buque multipropósito, donde le prepararon expresamente demostraciones aeronaval y anfibia. "El Juan Carlos I es polivalente, versátil y se podría utilizar para cualquier misión", explicaba el comandante del LHD Juan Carlos I, capitán de navío José Lago Ochoa, a los medios de comunicación poco antes de ejercer de anfitrión junto a la ministra dando los detalles de lo que ocurría ante sus ojos.

Así, en la cubierta de vuelo apareció primero un helicóptero SH-60 B de la 10ª Escuadrilla, desde donde un equipo de Infantería de Marina realizó un ejercicio fast-rope. Luego fue el turno para los siempre llamativos aviones Harrier, que hicieron una toma vertical y luego despegaron en carrera corta. Minutos más tarde, en el dique del barco, Cospedal observó atenta la salida a la mar de vehículos de asalto anfibio y la llegada de dos lanchas de desembarco, en la que embarcaron otros vehículos.

Hubo tiempo para la foto de familia y para reunir a la dotación en el comedor del buque, donde Cospedal les agradeció su entrega y vocación de servicio a su país. "El motivo fundamental de mi visita es para trasladar el reconocimiento de todos los españoles a lo que hacen", manifestó en las palabras que le dirigió y que fueron las únicas declaraciones en este acto, ya que no hubo ninguna a los medios, en su mayoría expectantes por las últimas novedades en el caso del accidente del Yack-42 (de las que se informan en la página 35). No se le pudo cuestionar por asuntos gaditanos, como la recién anunciada "ofensiva" del PSOE para volver a pedir compensaciones por la servidumbre militar de algunos municipios o la desafección de una parte del campo de adiestramiento del Retín, en Barbate, siempre dando vueltas en la actualidad de Defensa en la provincia.

En el encuentro con la dotación, Cospedal afirmó que había sido un honor "compartir este día de conocimiento de la Flota, la propia esencia de la Armada". Y se refirió además a que fuera en aguas gaditanas, "zona de muchas batallas". "En unas vencimos y en otras no", comentó, pero se mostró convencida de que la honorabilidad, la forma de defender a España, "en la historia y ahora", "están fuera de toda duda". Por eso, la nueva ministra les animó a que mantengan "ese espíritu que ha hecho famosa a la Armada española" y felicitó por su "trabajo y tesón", "en nombre mío y de todo el Gobierno", a los hombres y mujeres que la forman, que están "tantas veces lejos de la familia, con una vocación de servicio a su país"

En sus palabras, también incidió en la importancia de la Flota y su adiestramiento, que calificó de "magnífico". "No es fácil mantener ese nivel", aseguró. Al finalizar, no faltó el brindis con una copa de vino. "Buen tiempo y buena mar", terminó la ministra, que luego se quedó en las instalaciones conociendo a más miembros del mayor buque con el que cuenta y ha contado la Armada española.

más noticias de PROVINCIA Ir a la sección Provincia »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios