Seis muertos y muchas dudas

  • Aún se desconoce en qué patera iban los inmigrantes fallecidos en Trafalgar y si los cuerpos ya han sido identificados o reclamados por familiares · No se descarta que aparezcan nuevos cadáveres

La aparición de seis cadáveres de jóvenes inmigrantes en la costa de Barbate continúa siendo una incógnita desde que el pasado miércoles 2 de enero se localizara el primer muerto en la playa de Zahora, lugar en el que diez sin papeles lograron alcanzar la orilla en plena Nochevieja, pero que horas más tarde fueron interceptados por la Guardia Civil.

Días después se sucedieron los hallazgos de otros cinco cadáveres de ciudadanos magrebíes frente al faro de Trafalgar, concretamente en la playa conocida como Marisucia, y en Los Caños de Meca. Los cuerpos sin vida fueron apareciendo en la costa de manera escalonada en tan sólo cuatro días, desde el 2 al 6 de enero. Desde entonces no se han hallado más muertos y poco más se conoce sobre este dramático suceso.

Las versiones oficiales no aclaran cómo ocurrieron las muertes de esos inmigrantes y ni siquiera se sabe en qué patera iban a bordo o si fueron obligados a desembarcar cerca de la orilla por las mafias clandestinas del tráfico de inmigrantes. También se desconoce si los muertos ya han sido identificados o reclamados por sus familiares. Fuentes consultadas por este periódico desvelaron a este periódico que uno de los diez inmigrantes magrebíes detenidos en Zahora la pasada Nochevieja se vio obligado a lanzarse al mar desde la patera para alcanzar la costa, lo que hace pensar que la embarcación naufragara. Pero esa versión es una más de las hipótesis que maneja la Guardia Civil, ya que también se baraja la posibilidad de que los malogrados sin papeles fueran en otra balsa. Esta última suposición se basa en que ninguno de los inmigrantes interceptados manifestara que su embarcación zozobrara o que parte de la tripulación hubiera caído al mar antes de culminar la travesía en la costa barbateña.

Ante tanta incertidumbre y conforme han ido apareciendo más cadáveres, la Guardia Civil ha intensificado el rastreo en las playas cercanas al faro de Trafalgar y Los Caños de Meca ante la posibilidad de que aparezcan más cadáveres. La Subdelegación del Gobierno de Cádiz explicó ayer a la agencia Europa Press que se han incrementado los rastreos "por tierra" porque, "en caso de que hubiese más cuerpos, aparecerían por los cambios mareales", ya que, en función de los días transcurridos desde el siniestro (los análisis forenses indicaron que los cadáveres llevaban en el agua de 48 a 72 horas, aproximadamente) los fallecidos se encontrarían en el fondo y, sólo cuando los gases de la putrefacción despegan el cuerpo del fondo, van derivando con las mareas pudiendo llegar a la costa.

A lo largo de esa franja del litoral gaditano se puede observar pateras de madera y lanchas neumáticas abandonadas por los inmigrantes. La presencia de esas embarcaciones, algunas con algunos meses de antigüedad e incluso con pintadas, ofrecen un extraño aspecto a las playas. Algunas de ellas, sin embargo, no llevan mucho tiempo varadas en la arena como son el caso de dos de ellas que se encuentran en Mangueta, una zona entre el faro de Trafalgar y El Palmar. Ambas aún conservan en su interior botellas de agua, ropas de abrigo, latas de refrescos y frutas. Es decir, muestras evidentes de un reciente y enésimo desembarco de inmigrantes en la costa gaditana.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios