Una nueva "sensibilidad" en la Administración

  • La Consejería de Ordenación empieza a ofrecer soluciones a ayuntamientos y empresarios

Una de los movimientos más significativos del ex presidente Manuel Chaves en la configuración del último Gobierno andaluz fue la creación de la Consejería de Vivienda y Ordenación del Territorio. A esta cartera asignó la tarea de revitalizar la gestión del suelo en la región y ofrecer respuestas a ayuntamientos y empresarios en el desarrollo de proyectos residenciales, turísticos e industriales. La misión no era baladí porque fue asignada después de una legislatura muy embarrada desde el punto de vista urbanístico, llena de polémicas normativas, retrasos y modificaciones posteriores; cuatro años en los que el sector escapó del ámbito de la concertación social y mantuvo tanto a la Consejería de Obras Públicas como a su titular, Concepción Gutiérrez, en el ojo de huracán.

La llegada del nuevo consejero, Juan Espadas, calmó ánimos y despejó el panorama. El sevillano asignó tres palabras a la cabecera del diccionario del departamento: agilidad, simplificación y soluciones. Aunque la cultura de la burocratización administrativa no ha dejado de ser un problema en la región, alcaldes y empresarios valoran los avances conseguidos por el equipo de Ordenación del Territorio en los tres aspectos.

Uno de los compromisos cumplidos por la Consejería es el desbloqueo de los Planes de Ordenación del Territorio (POT), muchos de los cuales se arrastraban en despachos y cajones desde principios de la década. En la provincia gaditana, el trabajo estuvo impulsado por el ex delegado de Vivienda Gabriel Almagro -ahora delegado del Gobierno andaluz-, cuyo amplio trabajo continúa ahora Silvia López. Aunque con más lentitud -ocho meses de retraso- de la prevista inicialmente por el propio Almagro, en estos dos años de trabajo la delegación ha redactado los POT de La Janda y la Costa Noroeste y avanza en el desarrollo del documento del Campo de Gibraltar. La expectativa es que los tres puedan estar aprobados a lo largo del próximo año y sirvan como guía para el desarrollo de las comarcas.

Los alcaldes de La Janda subrayan el cambio en la mentalidad de la Consejería introducido por Espadas desde Sevilla y Almagro en Cádiz. "Es un cambio en el tono, en el enfoque, en el método de trabajo. Ahora mantenemos constantes reuniones y veo a gente escuchando y apuntando. Las cosas no son impuestas, sino que fluyen desde los municipios hacia arriba", describe el alcalde de Alcalá, Arsenio Cordero. "El documento es fruto del diálogo, de atender de forma razonable a las peticiones de los municipios, y supone un paso adelante decisivo para todos", añade el también socialista Rafael Quirós, regidor de Barbate.

El alcalde de Medina, Francisco Carrera (PSOE), coincide en valorar "la nueva sensibilidad" de la Administración con la gestión urbanística. Carrera, también presidente de la Mancomunidad de La Janda, reclama que los esfuerzos se vuelquen ahora en cumplir los plazos fijados. De memoria, recuerda que la aprobación definitiva del POT debe producirse en la primavera del próximo año.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios