Provincia

El nuevo mando de la Infantería de Marina jura su cargo

  • Antonio Planells Palau recibe el bastón de comandante general en una ceremonia celebrada en la antigua Capitanía General

La Infantería de Marina española es la más antigua del mundo. Esa historia, sus tradiciones y las peculiaridades que la caracterizan deben conservarse a pesar de la modernización del cuerpo que las Fuerzas Armadas demandan para adaptarse a la realidad y cubrir sus necesidades. De todo ello debe preocuparse su responsable, el comandante general de Infantería de Marina (Comgeim), cargo que desde ayer obstenta el general de división Antonio Planells, que hasta ahora dirigía el Tercio de Armada.

La ceremonia de toma de posesión tuvo lugar en la antigua Capitanía General de San Fernando con la presencia de numerosas autoridades civiles -como la alcaldesa isleña, Patricia Cavada, y el subdelegado del Gobierno en la provincia, Agustín Muñoz Martín- y militares, entre ellos el almirante de la Flota, Juan Rodríguez Garat, y el almirante jefe del Estado Mayor de la Armada (Ajema), Teodoro E. López Calderón, encargado de hacerle entrega a Planells Palau del bastón de mando. Antes, a su llegada a este edificio noble militar, situado en plena calle Real de La Isla, había procedido a pasar revista a las fuerzas formadas para la ocasión del Tercio de Armada y Tercio del Sur -compuesta por la bandera nacional, una compañía de honores, una escuadra de gastadores y la unidad de Música y banda de cornetas y tambores-.

El acto castrense se inició con la lectura de las disposiciones para la promoción del general de brigada al empleo de general de división y para su nombramiento como comandante general de la Infantería de Marina. Planells procedió entonces a jurar su nuevo cargo, antes de recibir el bastón de mando y dirigirse a los presentes para reconocer la responsabilidad que suponen sus nuevas funciones. "Alcaldesa, espero que las relaciones institucionales que el almirante de la Flota me asigne para con esta querida ciudad se mantengan en el mismo nivel de cordialidad y proximidad que ya desde mi anterior destino me brindaron", señaló para destacar la vinculación de la Armada con el municipio antes de centrarse en los objetivos que se plantea en esta nueva etapa militar. Desde velar por la historia de un cuerpo "cuyo espíritu para cumplir con su deber se basa en aspectos algo diferentes a los de otras colectividades de la Armada" al compromiso con las personas que configuran la Infantería de Marina. "Son el pilar fundamental desde el que afianzar el presente y construir el futuro de la Armada", apuntó. No se olvida el nuevo general de división de la modernización orgánica, de transformación o la adaptación a los cambios. Es innato a los infantes, algo que cree que está marcado en la singularidad del cuerpo y que viene por esa actuación "en dos medios tan distintos como la mar y en tierra". Se comprometía en ese sentido a continuar buscando soluciones orgánicas que permitan adaptarse a los conflictos del futuro. El adiestramiento del personas y el alistamiento de los medios guiarán su proceder para estar preparados para las misiones que se les asignen. "Hemos pasado un periodo de inactividad, pero con la incorporación de dos secciones a la misión de la Unión Europea en Mali el horizonte se vislumbra ilusionante", comentó.

La Infantería de Marina, recordó el Ajema, tiene fuerzas en Irak, en Mali, en la operación Sea Guardian de la OTAN y Sophia de la Unión Europea -ambas en el Mediterráreo-, en la operación Atalanta en el Índico, en la misión permanente de vigilancia y seguridad marítima en aguas próximas de interés nacional y, pronto, en el despliegue de seguridad cooperativa nacional en el Golfo de Guinea y en la costa occidental de África.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios