Las obras del centro, en verano

  • La peatonalización de la calle Misericordia, en el tramo entre Luna y Palacios, se iniciará en mayo · La zona de mayor concentración de bares y restaurantes se verá afectada a partir de septiembre

Las obras que cambiarán el aspecto de las calles Misericordia y Luna (desde Larga hasta las Galeras) y la plaza de la Herrería comenzarán en mayo y se extenderán hasta junio de 2009. Al final, los retrasos administrativos han obligado al Ayuntamiento a posponer el inicio de los trabajos, que en un principio, como estaba anunciado, se pretendían ejecutar cuanto antes para evitar molestias a los comercios, hosteleros y visitantes durante los meses de verano.

Sin embargo, tal y como explicaron ayer técnicos municipales en sendas reuniones con empresarios de la zona y residentes, las primeras fases se van a llevar a cabo en los meses de verano, con el objeto de no perjudicar la salida y entrada de estudiantes del colegio de Las Esclavas durante el curso.

Concretamente, la primera parte de las obras (Misericordia, entre Larga y Palacios) se iniciará, si no hay contratiempos, el 9 de mayo y terminarán a finales de agosto. Desde el 15 de junio hasta el 31 de agosto se ejecutará el tramo de la calle Luna entre Misericordia y Larga. A partir de septiembre, hasta mediados de diciembre, las calles afectadas serán Luna (entre la plaza de las Galeras y Misericordia) y Misericordia (desde la Herrería hasta Luna). Por último, la plaza de la Herrería será remodelada entre el 12 de enero y el 15 de junio de 2009.

La reunión de ayer fue una puesta en común de las propuestas municipales para conocimiento de los afectados, pero se dejó claro que todavía hay flecos que arreglar. Técnicos municipales de Urbanismo y de Comercio explicaron a los comerciantes y hosteleros las ideas que hay sobre la mesa para las maniobras de carga y descarga, para la recogida de basura o para los accesos con vehículos, entre otras cosas. En cuanto a los residentes, los más preocupados son los que tienen un garaje privado en la calle Misericordia, donde caben unos 20 coches. No obstante, desde el Ayuntamiento se les ha propuesto negociar con algún parking comercial para que puedan utilizarlo mientras duren las obras; algo que ya se ha hecho en alguna otra ocasión.

Lo que está más o menos claro es que las calles que van a ser reestructuradas quedarán con el tráfico de vehículos restringido: es decir, los peatones tendrán prioridad absoluta, aunque se permitirá el acceso a residentes y servicios (limpieza, bomberos, policías). Del mismo modo, se instalarán contenedores soterrados en la calle Luna (sustituyendo los que hay actualmente en la esquina de Ricardo Alcón) y en la Ribera del Marisco. Además, desde el área de Medio Ambiente se ha propuesto, con el visto bueno de la mayoría de los empresarios afectados, la disposición de contenedores individuales para cada negocio. A los residentes se les ha propuesto la misma idea, pero, al menos los que estaban ayer en la reunión, no lo vieron demasiado positivo.

Las obras servirán, al mismo tiempo, para modernizar las instalaciones de fontanería, saneamiento, electricidad, gas y alumbrado del área comprendida en el proyecto.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios