La ocupación hotelera en Semana Santa baja un 10% respecto a 2017

  • El descenso alcanza el 38% en Zahara de los Atunes, el 19% en Tarifa y el 17% en Chipiona

La ocupación hotelera en Semana Santa baja un 10% respecto a 2017 La ocupación hotelera en Semana Santa baja un 10% respecto a 2017

La ocupación hotelera en Semana Santa baja un 10% respecto a 2017

La ocupación hotelera en los catorce municipios de la provincia de Cádiz sobre los que ofrece datos la patronal de la hostelería Horeca descendió en Semana Santa un 10% respecto a la del año pasado. Este año alcanzó el 80%; el año pasado, el 90%. Ese porcentaje corresponde a las fechas de mayor afluencia de visitantes: entre el jueves 29 de marzo y el domingo 1 de abril. El descenso fue superior en las fechas anteriores, entre el lunes 26 y el miércoles 28 de marzo. En ese primer tramo, la ocupación bajó un 13%; de un 78% a un 65%.

El desplome afectó especialmente a Zahara de los Atunes, con una bajada de un 38% en el segundo y principal tramo de la Semana Santa, cuando únicamente llegó al 57% de ocupación. Tarifa, con un 74% de ocupación, se anotó una bajada de un 19% respecto a 2017. En Chipiona hubo un descenso de un 17% (82% de ocupación) en el segundo tramo, lo que mejoró con creces las pésimas cifras de los primeros días, cuando la bajada, en comparación con el año pasado, fue de un 52%.

Únicamente tres de los catorce municipios que aparecen en el balance de Horeca se libraron del descenso de visitantes: Rota, Sanlúcar y El Puerto de Santa María. Rota marcó un 95% de ocupación, un 2% más que el año pasado. Sanlúcar anotó un 89%, con lo que subió un 1%. Y El Puerto se quedó en un 86%, similar al porcentaje de la Semana Santa de 2017 (datos del último tramo en los tres casos).

El presidente de Horeca, Antonio de María, explicó ayer que hubo "muchas cancelaciones" de reservas y lo achacó a "las previsiones de mal tiempo, no al mal tiempo". Es un matiz importante y que expresa el malestar del sector ante las informaciones acerca del tiempo durante la Semana Santa que circularon en los días previos. La incertidumbre que generaron las previsiones llevaron a buen número de personas a suspender viajes y reservas.

De María señaló que fueron, no obstante, unos buenos días para la hostelería. La jornada más potente de la Semana Santa fue la del jueves.

La afluencia de clientes a los establecimientos descendió el viernes y también el sábado pero el domingo volvieron a llenarse los bares y restaurantes.

En cuanto a la ocupación hotelera en el resto de los municipios de la provincia, los datos de Horeca indican que Conil y Algeciras compartieron una bajada de un 12% respecto al año pasado. Conil, con un 82% de ocupación; Algeciras, con un 76%.

Entre los que anotaron un mayor descenso se encuentra San Fernando, donde hubo un 50% de ocupación y una bajada de un 18%.

Cádiz y Chiclana coincidieron en un 11% de bajada respecto a la Semana Santa de 2017. Cádiz llegó al 72% de ocupación en el segundo tramo (menos que el 81% del primero) y Chiclana al 82% (por encima del 64% de los primeros días de la semana).

Jerez también su sumó al descenso de visitantes que reflejan los datos de Horeca. Anotó un 9% menos que en 2017 y llegó al 79% de ocupación (en el primero tramo, un 65%).

La Línea marcó un 80% de ocupación (un 72% en los primeros días de la semana) y el descenso respecto al año pasado fue de un 7%.

Arcos de la Frontera, con un 4% menos, anotó la menor bajada de los municipios en los que hubo descenso. Tuvo un 90% de ocupación en el tramo principal de la Semana Santa y un 57% en los primeros días.

La previsión de ocupación para la Semana Santa en la provincia de Cádiz que hizo Horeca en la semana anterior fue de un 80%.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios