Una patera llega de madrugada a la segunda pista de La Barrosa

  • Fuentes policiales confirmaron ayer la detención de 18 personas de origen magrebí

  • También se incautaron 20 kilos de hachís

Al fondo, la embarcación en el momento que es retirada por una grúa a la altura del chiringuito 'Mojama Beach'. Al fondo, la embarcación en el momento que es retirada por una grúa a la altura del chiringuito 'Mojama Beach'.

Al fondo, la embarcación en el momento que es retirada por una grúa a la altura del chiringuito 'Mojama Beach'. / D. C.

Una patera de grandes dimensiones, con un número indeterminado de personas a bordo, arribó en la madrugada de ayer viernes a la playa chiclanera de La Barrosa, concretamente a la segunda pista, a la altura del chiringuito 'Mojama Beach'.

Según han constatado fuentes policiales, el primer aviso sobre el suceso se produjo en torno a la una y media de la madrugada, haciéndose cargo de las investigaciones la Guardia Civil con la colaboración de la Policía Local.

De esta forma, si bien a primera hora de ayer se desconocía el número de inmigrantes que pudo llegar hasta el citado punto del litoral chiclanero, horas después , esas mismas fuentes policiales aseguraban que se había detenido, por el momento, a un total de 18 personas de origen magrebí, a las que se les había incautado diversas pertenencias y bolsas, entre las cuales estaban dos mochilas que contenían 20 kilos de hachís y diferentes armas blancas.

Según ha podido saber este medio, tras llegar a la playa, algunos de los inmigrantes huyeron a través de las diferentes calles cercanas a la costa, dejando por el camino enseres y ropas, así como en el interior de algunos de los numerosos chalés del entorno.

Fue precisamente una vecina de la zona, con residencia en una de las viviendas que se encuentran cercanas a este punto del litoral chiclanero, una de las que dio aviso también a la Guardia Civil cuando, a primera hora de la mañana, encontró diversa ropa desperdigada por la parcela de su chalé.

Asimismo, otros vecinos aseguraron que algunas de las personas llegadas en la patera llamaron a las puertas de estas residencias para pedir ayuda.

Tras el suceso, a primera hora de la mañana los servicios de limpieza de la zona del litoral se encontraban retirando las ropas, pertenencias y otros enseres personales que habían quedado desperdigados por la playa, así como la propia embarcación, que fue retirada por una grúa.

Según testigos presenciales, fueron numerosas las bolsas recogidas por los servicios de limpieza municipales con ropas y otros objetos, lo que hace pensar que el número de personas que ocupaba la patera pudo ser muy elevado. Estos mismos testigos afirmaron que la embarcación presentaba importantes desperfectos, como un boquete de considerables dimensiones en la proa.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios