Provincia

"Somos más que unos privilegiados"

  • Algunos de los ex trabajadores de Delphi comienzan con fuerza una nueva etapa en Alestis después de dos años recibiendo cursos de formación y a las puertas de solicitar el subsidio por desempleo

Se cumplen algo más de dos años del cerrojazo de la planta de la multinacional norteamericana Delphi en Puerto Real, en la que Ana González, Juan Carlos Saucedo y Paco Medina ocupaban puestos como operarios de producción y Rafael Mesa estaba encargado del mantenimiento mecánico. "Hemos trabajado durante 16 años ocupando diferentes puestos, desde la limpieza de tanques pasando por la colocación de amortiguadores cada cinco segundos en las máquinas", comenta Paco Medina.

Alestis ha comunicado a 350 ex-trabajadores de Delphi, quiénes entrarán a formar parte de su plantilla el próximo mes y la noticia les ha devuelto la ilusión, aunque estos cuatro elegidos coinciden en que la alegría no será "completa" hasta que todos recuperen un puesto de trabajo.

El proceso de selección se realizó mediante entrevistas personales en las que los 500 candidatos explicaban durante unos minutos, qué trabajo desarrollaban en Delphi y qué podían aportar con su experiencia a la recién estrenada sociedad aeronáutica. Juan Carlos afirma con una sonrisa que era la empresa en la que "deseaba" entrar. "Cuando recibí la noticia sentí una satisfacción inmensa, como cuando me enteré de que iba a ser padre. Es la empresa que más podía asemejarse a lo que hacíamos en Delphi" .

La multinacional norteamericana anunciaba el 22 de febrero de 2007 el cierre de su planta en Puerto Real por presuntas continuas pérdidas, cerca de 1.800 personas perdieron sus puestos de trabajo. "Lo que ocurrió fue que la elaboración del proyecto la llevábamos a cabo en Cádiz y la amortización se trasladaba a lugares donde la producción era más barata, por ello nos cargaban de números rojos", explica Paco. "Delphi fue el primero, pero ha sido un efecto dominó, se llama globalización: máximo beneficio con el mínimo gasto", añade.

Delphi era una empresa con gran peso social, que recibió varios premios de calidad a nivel internacional. Por ello, sus empleados recibieron la ayuda de la Junta de Andalucía, el mismo Gobierno central, sindicatos, partidos y otros colectivos, por la importante repercusión que la empresa tenía en toda la Bahía. "El pueblo gaditano nos apoyó en la huelga general y en las numerosas manifestaciones que llevamos a cabo. Estamos muy agradecidos por ello y no les vamos a defraudar", afirma Paco. De hecho, Ana fue una de las 150 personas afectadas que decidió ir andando hasta Sevilla para que les escucharan. "Nadie nos ha regalado nada", sostiene.

Según cuenta Paco, "cedimos una parte de nuestra indemnización al suelo industrial que pertenecía a Delphi, que nos pertenecía. Incluso cedimos para que cualquiera pudiese ocupar los puestos de las empresas que allí se instalasen". No obstante, después de dos años los terrenos que pertenecían a esta empresa no se han distribuido. Gadir Solar, que también ha recolocado a unos 100 ex empleados, junto con Alestis, se sitúa en los terrenos colindantes.

"Creemos que no se puede apostar en Cádiz sólo por el sector terciario", declara Paco. "Se necesita un sector industrial importante y Cádiz congrega zonas con gran potencial".

La nueva compañía es un referente de primer orden, una empresa proveedora y suministradora de componentes para el sector aeronáutico. En este sentido, para Paco y el resto de compañeros entrar en una empresa como Alestis es una "motivación extra". "Pasar de una empresa norteamericana a una andaluza de estas características es increíble". Y es que la aeronáutica está formada en un 70% por la inversión de la Junta e importantes cajas de ahorro del sur que han apostado muy fuerte por este negocio. Según Juan Carlos, todos están muy ilusionados aún sin saber que puesto ocuparán. "Nos ha tocado algo más que la lotería, hemos recuperado la ilusión".

Los seleccionados firmarán un contrato con fecha de inicio el próximo día 1 de septiembre. Para entonces las instalaciones aún no estarán acabadas, pero la empresa prevé que las naves estén construidas en febrero de 2010, con el objetivo de iniciar cuanto antes el montaje de un nuevo avión de pasajeros de Airbus.

El tema de que los ex-trabajadores de Delphi son unos privilegiados siempre ha generado debate, de hecho, los escogidos por Alestis han escuchado comentarios de todo tipo. "Para nadie es un privilegio que te destrocen la vida después de 17 años trabajando. Nadie es privilegiado cobrando el paro", declara Ana.

Durante estos dos largos años, se han estado preparando con cursos de formación patrocinados por la Junta y han cobrado el paro, como cualquier otro desempleado, por años cotizados. El paro se les acababa este mes y estaban a punto de solicitar el subsidio por desempleo. "Todas las críticas que hemos recibido estos años, en vez de destruirnos, nos han hecho más fuertes. Tenemos ganas de demostrar lo que valemos. Los trabajadores de Delphi eran algo más que absentistas y privilegiados".

Aseguran que Delphi ha sido y es símbolo de solidaridad, aunque más de 800 ex-trabajadores siguen sin cambiar su situación. Sus compañeros confirman que "aún queda mucho por hacer".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios