El sector del ladrillo ha vuelto a la provincia para reinventarse

  • La jornada anual inmobiliaria organizada por Faec revela indicios de recuperación en un nuevo escenario

Comentarios 0

"En cada ladrillo un chip". Con esta frase que puede resultar algo críptica, el catedrático de Economía Aplicada de la Pablo Olavide José María O'Kean, entregaba a más de un centenar de profesionales del sector inmobiliario la clave del futuro en la ponencia que inauguraba ayer, en el Palacio de Congresos de Cádiz, la 2º Jornada Anual del sector productivo al que la crisis aniquiló, adelgazándolo casi a la mitad y llevándose por delante 73.000 puestos de trabajo. Una dieta muy dura tras el estallido de la burbuja hace casi una década. Pero ayer, en este encuentro, organizado por Faec (Federación de Agrupaciones de Empresarios de la Construcción de Cádiz), hubo más buenas noticias que malas. "Volvemos a tener sector", sentenció Miguel Ángel Barquero, director general de Grupo Inmobiliario Ferrocarril, ya en la última mesa de debate. Pero otro sector, un sector donde "ya no hay cabida para los oportunistas", como consideró Rafael López Almenara, delegado para Andalucía de Gesvalt, firma especializada en tasación y valoración. ¿Por qué? "Porque el crecimiento será moderado y los precios tendrán que contenerse basándose en el más antiguo de los índices económicos, la oferta y la demanda, y ningún otro valor".

Y entonces volvemos al ladrillo con chip propuesto por el catedrático O'Kean: "La innovación va a marcar el valor. Vais a tener drones subiendo los ladrillos y robots colocándolos, sensores aportarán los datos esenciales de la construcción, nos encaminaremos a la smart city donde la vivienda se entenderá e interaccionará con su entorno. Sobrevivirán quienes acudan a una nueva manera de construir". Y, a continuación, hizo una pregunta a su audiencia. Después de lo que ha pasado, después de esta masacre: "¿Vais a seguir haciendo las cosas igual?"

De momento, las cosas ya no son igual. Una de las mesas de la jornada estuvo dedicada a la tecnología al servicio del promotor. Allí intervino Daniel del Pozo, director de Operaciones de Idealista Data, que muy gráficamente mostró como, a través de su exitoso portal, es posible conocer cualquier tendencia del mercado en una zona muy concreta. Aguirre Newman, Veltis o Urban Data Analytics también tuvieron a sus representantes para explicar cómo es posible que el profesional evalúe los riesgos igual que lo hace una entidad financiera, cómo a través del Big Data no hay que hacer estudio de mercado sino que el estudio de mercado viene a ti a través de la interacción del usuario con las tecnologías o nuevas posibilidades de financiación".

En un sector que crece muy despacio, pero al fin crece (al 3% en la provincia, aunque mucho más en mayores urbes), la transformación ya es un hecho. Pudo parecer inquietante la intervención de Mikel Echavarren, consejero delegado de la consultora IREA, un observador de excepción. A la hora de analizar lo sucedido el pasado año, un año de cierta contención frente al repunte de 2015, señaló dos conceptos: fondos de inversión y suelo. Los grandes fondos, que trabajan con el riesgo y encuentran aquí un riesgo muy moderado, se están lanzando sobre el suelo con previsiones de revalorización, si no crecen los costes de producción de la construcción, de un 15% de media y de más de un 30% donde haya escasez de suelo. Juegan con la ventaja de que no necesitan financiación, lo que deja a los promotores pequeños y medianos en situación con de trabajar sólo en espacios pequeños, con pocos márgenes. "Esto está sucediendo en Madrid, Costa del Sol, ahora en Valencia..." No ha llegado a la provincia, pero llegará. Víctor de la Puerta, de Neinor, una promotora que tiene el respaldo de fondos extranjeros, lo que le ha permitido una gran expansión en poco tiempo, defiende estos fondos porque "han traído un efecto dinamizador".

Y entonces rápidamente asalta, con pavor, la duda de una nueva burbuja especulativa que Silvia Serna, directora del negocio inmobiliario de Andalucía occidental de Caixabank descarta por completo basándose en las devastadoras enseñanzas de la crisis. "El perfil de la demanda se ha transformado por completo. Es una demanda saludable, nada especulativa. La banca aún tiene stock de vivienda y mora. Se financian proyectos sensatos". Parejas de jóvenes con sueldos cortos e inestables, el perfil habitual, no entrarían en esa tipología, por lo que Echavarren apuesta por otras fórmulas de financiación y O'Kean augura una demanda "low cost".

más noticias de PROVINCIA Ir a la sección Provincia »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios