Un error en la sentencia que lo condenó absuelve al acusado de financiar un alijo

  • La Audiencia Nacional impuso a un sanluqueño 3 años y 9 meses de prisión por tráfico de hachís · El TS dice que debió ser absuelto porque en los hechos probados no se le atribuye nada que lo incrimine

La Audiencia Nacional condenó a tres años y nueve meses de prisión a un vecino de Sanlúcar porque consideró probado que pertenecía a una organización dedicada al tráfico de hachís y que ocupaba en ella un lugar destacado: que era el financiador de un cargamento de 852 kilos de cannabis que fue capturado por Vigilancia Aduanera en la desembocadura del Guadalquivir, en la playa de Bonanza, en julio de 2009. La sentencia fue recurrida y el Tribunal Supremo ha absuelto al sanluqueño condenado al encontrar un error en la resolución. El Supremo argumenta que en el apartado de hechos probados no aparece ninguno que incrimine a ese procesado.

El acusado de financiar el alijo sí es mencionado en otro apartado de la sentencia que lo condenó como participante en la operación junto con otros procesados. La resolución de la Audiencia Nacional alude a él como un importante miembro de la organización, lo sitúa en comunicación directa con J.R., al que considera jefe del grupo, y lo ubica como la persona que aporta dinero. Pero la única referencia que da sobre él en los hechos probados es que le fueron incautados varios objetos: un teléfono Nokia BL-5CA con tarjeta de la compañía Vodafone; una llave de vehículo de la marca SEAT; una memoria extraíble de la marca ThinkXtra; y un auto del Juzgado de Instrucción número 6 de Ceuta, con numero de Diligencias Previas 719/08 a su nombre.

"Resulta obvio que el mero hecho de poseer tales enseres no constituye delito alguno, puesto que ninguno de ellos tiene naturaleza ilícita y su posesión no resulta por tanto subsumible en el Código Penal", explica el Tribunal Supremo al argumentar por qué absuelve al vecino de Sanlúcar que fue condenado como financiador del cargamento de hachís.

"Ante el total vacío de hechos en su contra subsumibles en la norma penal", agrega el Supremo, "deviene incuestionable que debió ser absuelto. Y es que no se entiende fácilmente que tanto este recurrente como G. fueran condenados sin atribuírseles en el factum de la sentencia la intervención en ningún hecho tipificable".

La sentencia del Supremo que revoca en parte la de la Audiencia Nacional absuelve por el mismo motivo tanto al considerado por los investigadores como el financiador del cargamento de hachís, a quien defendió el abogado Manuel Montaño, como a otro procesado, G., sobre el que únicamente consta en el apartado de hechos probados que le fue incautado un teléfono móvil Sony-Ericcson de color gris.

Hay un tercer absuelto que también fue condenado por la Audiencia Nacional. El Supremo explica sobre él que aunque en la fundamentación de la sentencia que lo condena parece decir lo contrario, "lo cierto es que en el factum [en los hechos probados] se afirma de manera concluyente que fue el acusado J.L.G. la persona que llevó la iniciativa de contactar con las personas que dirigían los preparativos de la operación de tráfico de drogas y no el ahora recurrente".

La operación policial desarrollada en 2009 en la zona de Sanlúcar, en Trebujena (donde fue capturado otro cargamento de hachís de la organización) y en Barbate llevó al banquillo a diez detenidos.

Tras ser juzgados en la Audiencia Nacional y condenados, el Tribunal Supremo ha absuelto a tres y ha rebajado la pena a uno, al que retira la agravante de reincidencia.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios