Los trabajadores de seguridad toman la calle

  • 500 vigilantes se reúnen en Cádiz para negociar el convenio de la patronal

A las once de la mañana de ayer alrededor de 500 trabajadores del sector de la vigilancia y la seguridad privada llevaron a cabo una manifestación que partió de las puertas de El Corte Inglés en la capital gaditana. El motivo de esta movilización, según explicaron representantes de los sindicatos CCOO, UGT y USO que arroparon a los trabajadores en todo momento, fue reivindicar a la patronal cambios en un convenio que "ofrece condiciones más que desfavorables para los trabajadores de este colectivo". La manifestación se dirigió en primer lugar al Ayuntamiento y luego a la Diputación Provincial.

José Aragón, responsable provincial de seguridad privada de UGT, ha expresado que "la negociación ha quedado congelada después de seis reuniones infructuosas, en las que no se han producido cambios en la inclasificable propuesta presentada por la patronal".

Los trabajadores de seguridad privada (el grupo engloba a vigilantes de seguridad, montadores de alarmas, acudas de alarmas, trabajadores de transporte de fondo, escoltas y vigilantes de explosivos entre otros) perciben actualmente un salario de entre 800 y 1.000 euros, y el convenio no presenta cambios en este sentido, pues no contempla subida salarial, pero sí un aumento de la jornada laboral. De igual modo se contemplan congelaciones salariales y de antigüedad.

Los representantes sindicales piden, además de la subida salarial de este año, otras mejoras sociales, como los días de asuntos propios o la extensión del plus de peligrosidad "a todos los compañeros".

Hace unas semanas varios representantes de los sindicatos se reunieron en la capital para explicar sus propuestas para el convenio de este año. Los sindicalistas anunciaron que llevarían a cabo movilizaciones, paros puntuales e incluso huelgas generales si las medidas adoptadas por la patronal, sin su aprobación, se hacían realidad. Y ayer hicieron efectiva su amenaza al no haber fructificado las negociaciones con la patronal.

También durante la reunión, así como en la manifestación de ayer, los sindicalistas recordaron que la crisis no afecta a este sector que se encuentra en alza. Según datos ofrecidos por los sindicatos son 3.000 los trabajadores que se verán perjudicados por estas nuevas medidas en la provincia.

Este movimiento se ha repetido en varias provincias más de Andalucía. Así, en Sevilla se reunieron unos 300 trabajadores, y en Córdoba, más de un centenar.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios